‘Hitman: Agente 47’, el enésimo amago de la industria gamer

Magazinema-Hitman-Agente-47-4

No es una norma. Habrá gente que no esté contenta con lo que tiene, como también quien opine que le va de puta madre para lo poco que lo busca. Sin embargo, el refranero valenciano, el que tengo más a mano, es sabio y sus dichos algo de razón suelen llevar. Y, de entre ellos,  el que no vuiga pols, que no vaja a l’era es uno de los refranes preferidos de mi abuelo, y el que más me solía repetir. Debería haber pensado en él el viernes pasado, cuando mis amigos me convencieron para ir al cine. Me lo paso muy bien con ellos, miles de recuerdos y experiencias, tal y tal, lo típico. Pero el cine no es, precisamente, su punto fuerte. Sex Tape, Tengo ganas de ti Torrente 5 son solo una ligera y variada muestra que servirá para que el lector se haga una idea de las joyas que la presión popular en mi grupo de amigos me ha llevado a ver. Lo dicho, el viernes pasado fui, arrastrado, a las salas a disfrutar de Hitman: Agente 47. Tiros a mansalva, coches derrapando y una chica guapa, planazo. Como se podrán imaginar, por ir a buscarla acabé hasta arriba de polseguera.

Qué esperar de una película basada en un videojuego cuyo objetivo es matar gente, podría pensar alguien. Bien, no me voy a extender aquí pero para que se hagan una idea, una de las características que hicieron grandes y diferentes a los videojuegos de Hitman era la libertad del jugador a la hora de encarar sus “contratos”, entre un amplísimo abanico de posibilidades. El cine, al menos de momento, no ofrece al espectador poder de elección, así que lo mínimo que esperamos (o deberíamos esperar) es un argumento que justifique lo que vemos en pantalla.

Rupert Friend como Agente 47, obligado a ver su película

Rupert Friend como Agente 47, obligado a ver su película. Fuente – kissfm.es

Las adaptaciones cinematográficas de videojuegos tienen aquí su mayor desafío: no convertir el film en lo que podría ser una partida cualquiera del juego en cuestión. Los intentos son muchísimos y tristemente célebres por lo patético del resultado (Super Mario Bros, Mortal Kombat, Street Fighter…). El caso del producto que nos ocupa no hará que el espectador apague la televisión avergonzado por lo que estaba viendo como sí lo hacían los filmes citados, pero su cerebro lo borrará pronto de la memoria para dar espacio a algo más importante. Como un vídeo cualquiera de hostias de Youtube.

Hitman: Agente 47 mantiene el interés del espectador durante media hora, durante la cual no sabe muy bien quién es el malo y quién el bueno (un recurso interesante, todo hay que decirlo). Pero a partir de entonces, la producción de Aleksander Bach ofrece lo de siempre: violencia palomitera. Espectacular, eso sí, pero totalmente gratuita. Como fin en sí misma, no como medio para llegar a algún sitio, lo que distingue a las buenas películas de acción de las del montón.

Disparar y después preguntar, elevado a la enésima potencia. Fuente - foxmovies.com

Disparar y después preguntar, elevado a la enésima potencia. Fuente – foxmovies.com

A pesar de sus limitaciones, tiene algunos puntos a favor y es, a todas luces, mejor que la adaptación de 2007 de Xavier Gens. Aunque con un guion igualmente disparatado, las escenas de acción se disfrutan al menos. El protagonista (Rupert Friend, Homeland) funciona como el gélido Agente 47 mejor que aquél de Timothy Olphant. La fotografía y el montaje recuerdan, de forma acertada, a la estética videojueguil y se saca de la manga algunos planos que el gamer medio calificará como “muy guapos”. Sin embargo, la simpleza del argumento, que por momentos ralla lo absurdo, impide que llegué más allá. En este sentido, es especialmente sangrante el caso de Katia van Dees (Hannah Ware, Shame), la coprotagonista femenina, cuya evolución durante la película nadie pareció entenderla muy bien en la sala.

Con todo, la nueva revisión de Hitman es una film entretenido, disfrutable incluso si uno intenta hacer caso omiso de la historia. Caso que no fue, desgraciadamente, el mío. La adaptación no permanecerá en la memoria dentro del Olimpo de los bodrios videojueguiles, pero tampoco como buena película de acción. Y se sigue sin dar con la tecla que una los dos sectores del entretenimiento más rentables del siglo XXI. El próximo intento, Assassin’s Creed, viene en diciembre del año que viene con una pinta realmente buena. Esperemos que, esta vez sí, sea la definitiva.

Anuncios

Un comentario en “‘Hitman: Agente 47’, el enésimo amago de la industria gamer

  1. Pingback: El reparto de ‘The Reservoir Bloggers’ | The Reservoir Bloggers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s