‘La vida de Brian’, al que llaman Brian

Me pregunto en qué año nació Jesucristo. Parece una pregunta estúpida, pues solo hay que restar tu año actual a sí mismo para saberlo, pero por entonces, ¿en qué año estaban? Al del registro de la época no creo que se la colaran con eso de ser el hijo de Dios y le convencieran de que pusiera ‘año 0’…

En fin, hoy vengo a charlar sobre La vida de Brian, –a modo de homenaje– obra cumbre de los maestros del cine de humor, los Monty Python. Para quien no conozca a los Monty Python –arderéis en el infierno–, fueron un grupo de humoristas británicos de los años 60, 70 y 80 que dieron el salto a la fama cuando la BBC les permitió crear su propio programa de sketches, ‘Monty Python’s Flying Circus’. Sin duda, uno de los máximos referentes de la comedia a nivel mundial hasta el día de hoy. Los seis integrantes del grupo, escriben, dirigen e interpretan sus secuencias. Eric Idle, John Cleese, Graham Chapman, Terry Jones, Terry Gilliam y Michael Palin, son famosos por hacer varios papeles en cada película (Eric Idle, por ejemplo, vende calabazas en el mercado, es el crucificado que comienza a cantar, hace de ex leproso…). Recomiendo pinchar en cada uno de los enlaces. Es de lo que más me enorgullezco en esta crítica, lo único que no he hecho yo.

A aquellos que no confíen en que una comedia de hace más de treinta años consiga hacerles reír hoy en día, les diría que están perdiéndose uno de los máximos exponentes del cine de humor. Podéis seguir con vuestras miserables vidas, o ver la película. No hay más opciones.

Incluso el periodo inmediatamente previo a la presentación de la película parece haber sido escrito por los propios humoristas: a uno de los directivos de EMI films –productora de la película– le dio por leer el guion días antes del estreno del largometraje y, sorprendido por lo que encontró, se negó en rotundo a financiar ese ‘sacrilegio’. Por suerte, el ex Beatle, George Harrison, pasaba por allí y decidió poner los cuatro millones de dólares que faltaban.

George Harrison, en su estelar aparición, entre Eric Idle y John Cleese. Fuente: Denofgeek

George Harrison, en su estelar aparición, entre Eric Idle y John Cleese. Fuente: Denofgeek

Sinopsis y resumen coinciden en esta película (no habrá spoilers, aunque el final es bastante previsible): un tal Brian Cohen nace a la vez que Jesucristo y, por desgracia suya, tiene una vida sorprendentemente similar a la del hijo de Dios, sin poderes divinos o resurrecciones, claro está. El argumento no da para mucho más que dos o tres líneas. Tal vez mil páginas si cogemos la Biblia y le cambiamos Jesús por Brian en cada palabra, pero sería exagerar los hechos. Además, ¿quién quiere un complicado argumento en una película de humor? Yo, personalmente, prefiero que me haga reír. Si el guion no fuese excelso, estaríamos ante un film pobre, sin innovación ni banda sonora remarcable, pero no es el caso. Los gags de la época se podrían usar –y de hecho se hace– en la actualidad como base de cualquier comedia.

La película muestra, de una forma yo creo que bastante bien encaminada, a la gente de la época como una serie de borregos que siguen a cualquier persona que les ‘guíe’ en sus tristes vidas. “Yo digo que eres el mesías porque de eso entiendo, que he seguido a varios”. Igual que en la película exageran con los ‘milagros’ de Brian, podría haber sucedido en la realidad cuando se escribió la Biblia (de haber sido totalmente fiel a la realidad, tal vez no habría vendido tanto). Ojo, esto son solo especulaciones, pero es obvio que la película quiere hacer que te plantees eso mismo con las peripecias del protagonista. Por cosas así, la Iglesia (aún más trascendental que ahora) la calificó de ‘blasfemia’ o de ‘mofa al sufrimiento de Jesucristo’ y consiguió que se prohibiera en Noruega o Irlanda. El propio Terry Gilliam dijo que tras haberse leído dos veces la Biblia decidió que “la educación es mejor que la religión”. A decir verdad, sin toda esta polémica, su repercusión habría sido mucho menor. Gracias a Dios, no fue así.

Uno de los extras de la película aguantando la risa frente a Poncio Pilatos (Michael Palin). Fuente: Teclarios

Uno de los extras de la película aguantando la risa frente a Poncio Pilatos (Michael Palin). Fuente: Teclarios

Sin embargo, los Monty Python nunca quisieron posicionarse de un lado o de otro a la hora de criticar. En lo referente a política, la primera mitad de la película es una sucesión de burlas. “No debemos luchar entre nosotros, debemos estar unidos frente al enemigo común (…) los romanos”. El protagonista, integrante del Frente Popular de Judea, dice esta frase cuando su grupo se pelea a otro movimiento de liberación judía que tiene unas reivindicaciones idénticas. No seré yo quien diga a qué me recuerda esta escena en relación al panorama político actual (¿algo sobre los partidos de izquierdas?), ni quiénes serían hoy en día los romanos, pero el paralelismo es más que evidente, y no por ello menos gracioso. Monty Python tiene tiempo para meterse con izquierdas y derechas (y no revelaré a quién me suena Poncio Pilatos porque eso es cosa mía y, sobre todo, por respeto a Rajoy).

Para todos los que consideran este homenaje o esta película como un insulto hacia su persona o sus creencias, recordad que es humor, y en el humor no hay buenos ni malos. Aquí lo fundamental es saber reírse de todos, empezando siempre por uno mismo, por supuesto. Always look on the bright side of life.

Por cierto, aquí tenéis el enlace de Eric Idle, no me había olvidado.  

Anuncios

2 comentarios en “‘La vida de Brian’, al que llaman Brian

  1. Pingback: Una oda a lo absurdo | The Reservoir Bloggers

  2. Pingback: El amor es ciego | The Reservoir Bloggers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s