¡¿Cómo no hablar del Club de la Lucha?!

fight_club

La primera regla del Club de la Lucha es: Nadie habla sobre el club de la lucha.

Me temo que he de infringir el sagrado código del club, aún a riesgo de quedar expulsado de él, y es que la película dirigida por David Fincher (Se7en) no es para menos. ¡¿Cómo no hablar del Club de la Lucha?!

El filme nos cuenta la historia de  un joven insomne (Edward Norton) con una vida acomodada  que lucha contra el  vacío de su grisácea y rutinaria existencia. Este,  halla consuelo en el calor humano de todos los grupos de apoyo posibles, pero todo se tuerce cuando conoce a Marla (Helena Bonham-Carter)  y retorna el insomnio.  Entonces, durante uno de sus viajes de negocios, conoce a Tyler Durden  (Brad Pitt), un joven nihilista que pondrá su vida patas arriba y con el que formará un club de boxeo clandestino: El Club de la Lucha.

fight_club_movie

La película, basada en la novela homónima de Chuck Palaniuk, es un grito al cielo contra la dictadura de las multinacionales y el bucle consumista en el que nos vemos inmersos en nuestro día a día. No se me ocurre una forma mejor de ilustrar la realidad que nos describe la cinta que con esta cita del personaje más anciano de “Los Simpson”, el Sr Burns: “Cambiaría toda mi fortuna por un poco más”.  El protagonista es el vivo reflejo de la cultura yuppie, tiene coche propio, casa propia y un catálogo de IKEA, también propio. Un sujeto que vive envuelto en un  frenesí  de compras que en teoría “deberían mejorar su vida”,  pero los bienes materiales no pueden satisfacer a un alma inquieta y Tyler se erige como el salvoconducto del protagonista hacia una vida plena y libre.

 ¡¿Cómo no hablar del Club de la Lucha?! Si cada vez que veo la obra de Fincher  me dan ganas de rociar mis pertenencias con un bidón de gasolina, encender una cerilla y lanzarme al horizonte en busca de nuevas experiencias.  Es por esto, que “El Club de la Lucha” más que un canción protesta contra el capitalismo, es una oda a la vida.  Según el pintor ruso Vasily Kandinsky,  abstraer es eliminar lo que distrae, lo innecesario, lo aparente, y si al mundo le quitas eso queda lo esencial: puntos, líneas y planos.  Tyler aplica las palabras de Kandinsky a su “modus vivendi”, elimina lo superfluo y se limita a exprimir lo esencial, por ello, para mí,  es una invitación a vivir. Además, su mensaje es atemporal, ya que si aplicáramos las enseñanzas del maestro Durden en nuestro contexto actual, tal vez, y digo tal vez, podríamos retomar las conversaciones grupales, tan habituales antaño, y ahora tristemente asesinadas por los Smartphone, por poner un ejemplo.

El_club_de_la_lucha-767884400-large

Pero el largometraje no es solo un discurso existencialista de dos horas y media que te hace replantearte tu vida entera, no, y es que en mi opinión, el filme nos cuenta una de las historias de amor más bonitas de la historia del cine, una historia que te hace replantearte tu concepción del amor. Hollywood nos tiene acostumbrados a romances apasionados, y un tanto cursis porque no decirlo, en el que el hombre más fiero pasa a ser un perfecto príncipe azul y tienen una relación perfecta, armónica y ordenada.  Pero no es el caso del Club de la Lucha, en ella vemos como Tyler y Marla se sumergen en un remolino de permanente autodestrucción y sexo salvaje, y la primera vez que hacen el amor no es sobre un mullido colchón sobre el que descansan pétalos de rosa, no, su primera vez es tras una sobredosis de calmantes en la que el sexo es la vía de escape ante un frustrado intento de suicido. Tyler y Marla no hacen el amor, hacen la guerra, encarnan el ideal de amor salvaje, tan lejano a la concepción romántica de los literatos del siglo XIX. En definitiva, una concepción amorosa diferente, alejada de los cánones de Disney y su empalagosa cursilería, pero  igualmente bella.

¡¿Cómo no hablar del Club de la Lucha?!  Si nos enfrentamos a la que sea, probablemente, la mejor interpretación de Edward Norton, y eso que el actor cuenta  con una filmografía plagada de éxitos como “El dragón rojo”,  “American History X” o “El ilusionista”. Eso sí, sin menospreciar las actuaciones  de sus compañeros de reparto, puesto que Brad Pitt, como se dice popularmente, “está que se sale” en la piel del paladín del caos Tyler Durden , y Helena Bonham-Carter representa a la perfección el papel de la inquietante, caótica y peculiar Marla. Además, el elenco también cuenta con secundarios de renombre como el cantante de “30 seconds to Mars”, Jared Leto (Dallas Buyers Club, Suicide Squad). ¿¡Cómo no hablar del Club de la Lucha?! Si es una película dirigida por David Fincher en la que actúan Brad Pitt, Edward Norton, Helena Bonham-Carter y Jared Leto.

En dos palabras: visionado obligatorio.

Anuncios

2 comentarios en “¡¿Cómo no hablar del Club de la Lucha?!

  1. Pingback: Mejores discursos de la historia del cine | The Reservoir Bloggers

  2. Pingback: El reparto de ‘The Reservoir Bloggers’ | The Reservoir Bloggers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s