‘El séquito’: Hollywood, cameos y, sobre todo, mucha juerga

'El Séquito' - Fuente: Deadline

‘El Séquito’ – Fuente: Deadline

Imaginaos por un momento que fueseis estrellas de Hollywood. Grandes actores famosos, guapos y con más dinero del que pudieseis contabilizar. ¿Qué haríais?

Pues parece que Vincent Chase (Adrian Grenier) lo tuvo bien claro y se aplicó la filosofía de Barney Stinson: “Hagas lo que hagas en la vida, no es legendario si tus amigos no están ahí para verlo”. Por lo tanto, este personaje, que cumple el rol de carismático actor hollywoodiense, decide que no hay mejor manera de vivir la gran vida que rodeado de sus amigos de la infancia: Eric (Kevin Connolly), Tortuga (Jimmy Ferrara) y su hermano, Johnny Drama (Kevin Dillon).

El séquito (2004), serie de la cadena HBO, nos cuenta las peripecias de estos cuatro personajes que giran entorno a la fama de Vincent Chase, actor que cosecha un gran éxito en Hollywood. Esta producción está basada en los primeros años de Mark Wahlberg en Los Ángeles, en los cuales el artista se rodeó de su grupo de colegas de toda la vida y se dedicó a ir de fiesta en fiesta disfrutando de la buena vida.

Si por algo se caracteriza esta serie es por ser tremendamente entretenida, alejándose de dramas y enfocándose más en el humor. Una comedia ligera con capítulos de 20 minutos aproximadamente, hechos sencillamente para pasar un buen rato. No hace falta buscarle tres pies al gato, El Séquito no intenta ahondar en conflictos morales ni busca conclusiones filosóficas. Los protagonistas son personajes a los que les va bien la vida y te invitan a disfrutar su éxito con ellos, a acompañarlos de fiesta en fiesta y te hacen partícipe de su colegueo y sus constantes bromas (gran química entre los cuatro actores que componen el séquito). La serie sirve más para desconectar de la realidad que para mostrarla, y no creo que esto venga mal de vez en cuando.

También es conocida por la gran cantidad de cameos que todo tipo de personalidades realizan: Lebron James, Matt Damon, Jessica Alba, James Cameron, Mark Cuban, Tom Brady o Mark Wahlberg son solo algunos de los famosos que se han dejado ver en el particular ‘Paseo de la Fama’ de la serie.

Cabe resaltar que El Séquito sí que nos permite adentrarnos en los entresijos de Hollywood. Nos muestra el modus operandi de las grandes productoras cinematográficas o cómo los actores, junto con sus representantes, tienen que luchar muchas veces contra viento y marea para conseguir interpretar el papel que desean.

Hablando del reparto, cabe destacar en primer lugar a uno de los mejores personajes de los que he podido disfrutar en la pequeña pantalla: Ari Gold. Este personaje, que es interpretado brillantemente por Jeremy Piven, es el representante de Vince Chase y todo un pez gordo dentro de las agencias de representación en Hollywood. En la primera temporada no se le concedió mucho protagonismo, pero los productores supieron darse cuenta de lo que tenían entre manos y le fueron cediendo más a lo largo de las posteriores temporadas, llegando a colarse entre los cuatro miembros del séquito en lo referente a protagonismo o incluso sobrepasándolos.

Ari Gold (Jeremy Piven) en su oficina - Fuente: Boss Hunting

Ari Gold (Jeremy Piven) en su oficina – Fuente: Boss Hunting

Y es que no es para menos. Además de poseer un gran carisma frente a la pantalla, Ari Gold también consigue romper algunos estereotipos que se habían asentado en el mundo de la producción cinematográfica. En muchas ocasiones se nos ha mostrado a los ejecutivos y peces gordos de diferentes compañías como los malos de la película. Siempre en busca de conseguir más y más beneficios sin importar a quién pisoteen para lograr su meta. ¿Es Ari Gold diferente a todos ellos?

Bueno, a decir verdad, no lo es. Pero no importa, porque consigue que odiemos a sus rivales tanto como los odia él, consigue dotar los improperios que dirige hacia sus empleados de una comicidad hilarante e incluso nos hace entender la presión a la que están sometidos este tipo de ejecutivos en todo momento y porqué no deben desatender al teléfono nunca. Es el tipo de padre que se perdería el partido de fútbol de su hijo en otras cintas en las que se nos quiere vender el precepto “Trabajo: Malo/ Familia: Bueno”, pero en esta ocasión entendemos a ese trabajador frenético y nos ponemos de su parte.

Además Ari Gold dispone de un complemento cómico perfecto, su ayudante Lloyd (Rex Lee). Un personaje gay y asiático que suele ser el blanco de los cabreos de Ari, recibiendo en muchas ocasiones insultos homófobos y xenófobos. A pesar de todo esto demuestran tenerse mutuo afecto y ambos personajes me parecen lo mejor de toda la serie.

En cuanto a los miembros del séquito, ya hemos hablado de Vince Chase. Su  hermano, Johnny Drama, es el mejor de los cuatro personajes. Representa el papel de un actor a la sombra de su hermano que no termina de triunfar en Hollywood. El actor que lo interpreta, Kevin Dillon, también ha sufrido las consecuencias de su rol en sus propias carnes, ya que es el hermano del actor Matt Dillon. Por otra parte se encuentra Eric (Kevin Conolly), mejor amigo y manager de Vince, quien demuestra tener buen olfato para los negocios a pesar de ser un enchufado en toda regla. Y por último tenemos a Tortuga (Jimmy Ferrara), el personaje que más me descoloca porque no sabes realmente cual es su sitio. Va dando tumbos en la serie con algunas subtramas sin acabar de asentarse en nada, por lo cual es el que menos me convence.

Las temporadas en las que acompañamos a estos personajes avanzan hasta llegar a ocho. Lo cierto es que el final de la serie no me dejó un buen sabor de boca. Menos mal que los guionistas supieron arreglar el entuerto y programaron una película que cerraría la historia.

El Séquito, la película (2015)

Póster de 'El Séquito', la película - Fuente: comingsoon.net

Póster de ‘El Séquito’, la película – Fuente: comingsoon.net

Este mismo verano El Séquito se trasladaba a las grandes pantallas de cines de todo el mundo.

En un principio había pensado hacer esta crítica basándome estrictamente en la película, sobretodo por una cuestión de actualidad, ya que ha sido estrenada este año mientras que la serie salió a la luz en 2004. Sin embargo, la película está tan ligada a la serie que es imposible hablar de ella sin hacer referencia a los momentos que la preceden.

Por eso he de recomendaros que hasta que no hayáis visto la serie, no veáis la película. No llegaréis a quedaros con el carácter de los personajes ni entenderéis las numerosas referencias que hacen los propios protagonistas a momentos anteriores. Porque, en definitiva, estamos hablando de una prolongación de la serie.

Una prolongación, por cierto, que consigue cumplir muy bien su papel y elaborar tramas que enganchan durante toda la duración de la película. Y, sobretodo, consigue dar un final digno y mucho más coherente con la personalidad de cada personaje. Sin duda, ha sido un acierto realizar esta película, ya que consigue atar cabos sueltos y despedir esta saga como se merece, por todo lo alto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s