¿Se puede comprender el nazismo y el holocausto a través de cinco películas?

La idea inicial de esta entrada era una numeración de las mejores películas que se han proyectado sobre el nazismo, pero al comenzar a escribir me pareció algo que no se podría valorar. Cada una de estas películas nos expone esta gris etapa de formas distintas y ahí fue cuando me di cuenta que entre ellas se complementan. Nos otorgan puntos de vista que cada persona puede juntar como piezas de puzle y crear la idea para entender este suceso.

destacada cine nazismo

En primer lugar, una película que, paradójicamente, nos muestra la decadencia y el final del nazismo en la historia mundial, ‘El hundimiento’. Una película de 2004 a cargo del alemán Oliver Hirschbiegel que nos refleja la humanidad de lo deshumanizado (Adolf Hitler) y la deshumanización de la humanidad. Con esto quiero que entiendan la magnitud y la minucia que significa que un hombre estuviese al cargo de una atrocidad de tanto calibre, y a la vez, que esa devastación mundial fuese obra de una ‘simple y humilde’ persona. La decadencia de lo irracional e insostenible. Lo absurdo de sobrevalorar aspectos como el orgullo, el honor o la patria. Todo esto nos muestra una película en la que el hombre que podría compararse a la más horrible de las bestias que jamás haya existido, se convierte en una simple cucaracha escondiéndose tras la nevera en mitad de la noche. Pues el transcurso de la película gira en torno al atrincheramiento de Adolf Hitler en su búnker durante una Berlín ya tomada por los soviéticos.

Escena de 'El Hundimiento'. Fuente: Fotogramas

Escena de ‘El Hundimiento’. Fuente: Fotogramas

En segundo lugar, ‘La vida es bella’ nos muestra la ‘trastienda’ del nazismo. Me explico. La mayoría de las películas sobre esta etapa de la historia se centran en el contexto de la propia Alemania bajo el mandato del canciller alemán en los campos de concentración donde retenían, torturaban y mataban a la población judía. Pero, si hacemos memoria de las lecciones de historia que hemos recibido durante todo nuestro proceso educativo, recordaremos que Hitler no estaba solo. Existían dos países bajo mandatos autoritarios que le reforzaban y que se mantenían bajo sus decisiones, Italia y Japón. Pues bien, Roberto Benigni nos presenta una película que detalla la situación de un italiano judío, representado por el propio Benigni, que pasará por mil suplicios antes que permitir que su hijo comprenda su retención en uno de esos campos de exterminio alemanes. El argumento, si bien tiene un pequeño toque irónico durante toda la película, es mucho más profundo, puesto que el personaje principal, está basado parcialmente en el padre del actor y director, quien estuvo durante tres años en uno de estos campos de exterminio.

Escena de 'La vida es bella'. Fuente: Sensacine

Escena de ‘La vida es bella’. Fuente: Sensacine

 A continuación, la historia del músico judío Wladyslaw Szpilman, interpretado por Adrien Brody, en ‘El pianista’. Una película en la que Roman Polański nos muestra la capacidad de un ser humano para sobrevivir a una persecución continua en la que, la motivación principal por la que se mueve el protagonista es volver a ser libre y hacer disfrutar a la gente con su talento. Una tragedia en la que el protagonista, junto a su familia, huye de escondrijo en escondrijo a la espera de la ayuda aliada contra los alemanes. Este macabro ‘pilla-pilla’ al que ‘juega’ el músico finaliza con una de las escenas más sobrecogedoras de toda la película, en la que su talento con el piano consigue amansar a uno de esos perros de caza que perseguía sin descanso y sin miramientos a la población judía. Amansar lo inamansable, y conseguir así, que el mito de Orfeo deje de ser mito. En definitiva, Polański, con un dramatismo casi omnipresente a lo largo de toda la obra y con una exquisita incorporación de cierto “macabrismo”, introduce con suma sutilidad, silencios en las escenas más escalofriantes, duras y dramáticas del film con los que el sonido de la nada se hace dueño de la estancia y hacen ver al sujeto, que está sentado en su butaca, la cruda realidad.

Escena de 'El Pianista'.

Escena de ‘El Pianista’.

En primer lugar, me gustaría recordar que el primer país que invadieron los nazis no fue Polonia, fue su propia cuna, Alemania. Recalco este dato porque es crucial entender que no todos los alemanes eran nazis, sino que en muchas ocasiones se vieron atemorizados por el gran poder del movimiento fascista. Pero como todas las cosas, esta historia tiene una excepción, y esa excepción es Oskar Schindler. La ejemplar historia de un empresario alemán que olvida totalmente lo que debería ser su principal objetivo (obtener beneficios) y comienza una de las acciones más simbólicas de la historia, una lista para salvar vidas, una lista de esperanza: ‘La lista de Schindler’. Existe una escena que marca un antes y un después en la mentalidad del protagonista, un antes y un después en la película. ¿Cómo puede una niña pequeña perdida entre la multitud ejemplificar de una manera tan perfecta el puro horror ante la masacre? Spielberg logró que el espectador se sintiera, al igual que Oskar Schindler, abrumado al ver cómo una pequeña niña caminaba sola por el guetto en medio de la devastadora escena. Y con el paso del tiempo, dicha secuencia ha permanecido grabada a fuego en el subconsciente colectivo como una de esas imágenes de un poder visual único.

Escena de ' La lista de Schindler'.

Escena de ‘ La lista de Schindler’.

Por último, una película muy lejana a las cuatro anteriores. Una película hecha por nazis, para nazis y sobre los nazis. Una película de la que si algo pudiese admirar, sería exclusivamente a nivel técnico. Pero para entender un suceso hemos de observar las dos caras de la moneda, y para eso, ‘Triumph des Willens’ es el mejor ejemplo que podemos encontrar. Fue proyectada por primera vez en 1934 y dirigida por Leni Riefenstahl, una actriz, fotógrafa y cineasta alemana, célebre por sus talentosas producciones propagandísticas del régimen de la Alemania nazi. Se trata de un film propagandístico en el que se nos cuenta el regreso de Alemania a la categoría de potencia mundial, con Hitler como una especie de ‘mesías’ que devolverá la gloria a la nación y en la que el propio Führer ejerció de protagonista. Es un documental relevante en la historia del cine sobre el nazismo ya que consiguió alentar a una gran parte de la población que fue arrastrada por el gran discurso del canciller y por la gran obra, a nivel técnico, de la directora.

Escena de 'Triumph des Willens' (El triunfo de la voluntad).

Escena de ‘Triumph des Willens’ (El triunfo de la voluntad).

PD: Existe una gran producción de obras cinematográficas sobre este tema que también servirían como lecciones históricas pero que he tenido que dejar en el tintero (teclado, más bien) por tema de extensión. La elección ha sido costosa, pero pienso que el conjunto de estas cinco obras del cine permiten mostrar cómo fue una de las etapas más oscuras de la historia a nivel mundial.

Anuncios

Un comentario en “¿Se puede comprender el nazismo y el holocausto a través de cinco películas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s