La sombra de ‘Breaking Bad’ es muy alargada, pero no para Saul Goodman

Better Call Saul - Fuente: Tierragamer

Better Call Saul – Fuente: Tierragamer

Después de disfrutar de la mítica serie Breaking Bad, AMC y los creadores de la serie decidieron realizar una especie de spin-off que se centrara íntegramente en el abogado de Walter White y Jesse Pinkman: el dicharachero Saul Goodman.

Better Call Saul llegó a nuestras pantallas en marzo de este mismo año. La expectación era muy grande, y es que cualquier acontecimiento relacionado con la ya legendaria serie Breaking Bad suscita en sus numerosos fans la máxima atención.

Poner el foco en un personaje importante de la serie, pero no principal, era todo un riesgo para la productora. Puede que Bob Odenkirk no pudiese soportar el peso del protagonismo, que las tramas ya hubiesen perdido frescura o simplemente que el argumento en esta ocasión no fuese tan genial como el del moribundo cocinero de ‘meta’. Saul tenía esta vez un caso muy difícil de llevar, pero claro, ya sabemos que este abogado del diablo siempre se sale con la suya.

Desde el primer episodio Better Call Saul nos engancha tal y como ya hizo su antecesora. Vince Gilligan y Peter Gould conservan ese estilo de rodaje tan propio de Breaking Bad. Con giros de guión, diálogos mordaces y dramáticos y esa costumbre de acabar los episodios en el punto de máxima tensión,haciéndote sucumbir y obligándote a ver cuanto antes el siguiente. Nos encontramos sumidos de nuevo en esa atmósfera de Albuquerque, con paisajes desérticos y calurosos. En definitiva, en este aspecto es como si se tratase de la propia Breaking Bad. Los creadores han acertado conservando su estilo propio. Tal es la similitud entre ambas series que muchas veces te encontrarás recordando nostálgicamente a Breaking Bad mientras la ves, tal y como hace Saul en una de las primeras secuencias de la serie.

La acción de esta precuela comienza a rodar cronológicamente seis años antes de que se produzca la trama original. En este momento se nos presenta a Jimmy McGill (verdadero nombre de Saul Goodman), un abogado en sus inicios que gana lo justo para llegar a fin de mes representando a modo de abogado de oficio a cualquiera que se presente en el juzgado. Aún en estos tortuosos inicios, Jimmy ya posee su característica labia y su afilada lengua, que lo dotan de cierto talento natural para ejercer la profesión. De todos modos, sigue siendo un tío legal. Intenta optar por la vía del esfuerzo y la honestidad para conseguir hacerse un buen nombre.

Jimmy McGill esperando un caso en los Juzgados - Fuente: Collider

Jimmy McGill esperando un caso en los Juzgados – Fuente: Collider

La estructura que plantea la serie bien puede parecerse a la que se sigue en Breaking Bad, en la cual, como bien indica su nombre, Walter inicia su particular conversión hasta “volverse malo”. En sus inicios, el ingenioso Jimmy McGill también pretende seguir la senda correcta, pero como ya sabemos, acabará convirtiéndose en un despiadado abogado con un buen olfato para la pasta y un pico de oro. Lo que nos quiere mostrar Better Call Saul es precisamente esta progresiva conversión hacia el “lado oscuro”, tal y como ya hicieron en su antecesora.

La interpretación de Bob Odenkirk como Saul Goodman merece mención aparte. Borda todos y cada uno de sus diálogos (que no son pocos). Los discursos que realiza en el juzgado son geniales y da la sensación de que sería capaz de venderte una piedra al precio de un diamante si se lo propusiese. El humor está muy presente en sus intervenciones, pero también sabe desenvolverse en situaciones dramáticas.

No es este el único personaje de Breaking Bad que aparece en Better Call Saul. Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks), el hombre del trabajo sucio de Gus Fring y de Saul también cobra importancia en este spin-off. En esta primera temporada podemos conocer un poco mejor el pasado de este expolicía, que, al igual que Jimmy, irá adentrándose más y más en el mundo del narcotráfico. Debo reconocer que tengo especial predilección por este personaje. Ya en Breaking Bad era mi favorito, por lo que estoy personalmente muy satisfecho de que hayan querido seguir dándole bola en esta precuela proporcionándole una buena historia y mostrándonos cómo la experiencia de zorro viejo de Mike sigue siendo un valor muy al alza.

Mike Ehrmantraut, capaz de achantar al mismísimo Saul Goodman - Fuente: post-gazette.com

Mike Ehrmantraut, capaz de achantar al mismísimo Saul Goodman – Fuente: post-gazette.com

Por supuesto, también se introducen nuevos personajes y escenarios que poco a poco vas identificando y empiezas a conocer mejor. Sobre estos nuevos personajes destaca Chuck McGill, hermano de Jimmy que sufre de un trastorno muy característico. Además, hay que tenerlo en cuenta, ya que va adquiriendo protagonismo conforme avanza la temporada, aunque no quiero desvelar nada.

El argumento de Better Call Saul engancha, muy dinámico, aunque sabe madurar ciertas tramas y explotarlas en su momento justo. Está claro que los entresijos del mundo de la abogacía no pueden resultar a primera vista tan entretenidos como los del mundo del narcotráfico. Sin embargo, los creadores consiguen exprimir al máximo las posibilidades que les ofrece este nuevo e inexplorado terreno potenciando el “trabajo de campo” que en ocasiones tiene que realizar un abogado y alejándonos del tedioso papeleo.

De todos modos, intuyo que en las próximas temporadas, en las que Jimmy McGill vaya acercándose más a Saul Goodman, comenzaremos a divisar más acción y tramas relacionadas con las drogas. Y creo que será muy interesante entremezclar estos dos mundos tan distintos pero que en cierto modo dependen tanto entre sí. Ya se hizo en Breaking Bad y el resultado fue muy notable. Esperemos que esta vez puedan incidir más en este aspecto.

En conclusión: Aunque sólo lleve una temporada, Better Call Saul ha demostrado ya ser digna heredera del legado de Breaking Bad. Jimmy McGill (Bob Odenkirk) destila carisma por todos los poros y asume los galones de protagonista de manera sobresaliente. Si os consideráis fans de Breaking Bad no podéis perderos las aventuras de nuestro nuevo abogado favorito.

P.D.: Para los que, como yo, estáis esperando impacientes el inicio de la segunda temporada, debéis saber que se ha confirmado que se conformará de 13 episodios y verá la luz el próximo 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s