‘Toy Story’, 20 años de diversión

Toy-Story-1-Parte-2

A principios de los 90, Pixar era una de las empresas de animación más prometedoras del panorama mundial. Un corto estrenado en 1988 y titulado  Tin Toy  puso el nombre de la empresa norteamericana en el mapa del mundo de la animación. Inmediatamente, el gigante de los dibujos animados, Disney, le echó el guante a la empresa (por aquel entonces, propiedad de Steve Jobs) y llegó a un acuerdo con Pixar para producir un largometraje sobre Tin Toy, que se llamaría You are a Toy (Toy Story era el nombre provisional).

Pronto se dieron cuenta de que el personaje de Tin Toy estaba un tanto anticuado para la época, y decidieron metamorfosear al personaje. El nuevo protagonista sería  Lunar Larry, un astronauta cuyo traje sería muy parecido al que se utilizaba en las misiones Apolo. Posteriormente, gracias a Dios, el nombre de Lunar Larry cambió al de Buzz Lightyear. Buzz estaría acompañado por Woody, un muñeco de ventrílocuo bastante siniestro. Pero la idea tampoco gustó a Disney, y Woody fue transformado en un vaquero.  John Lasseter, director de la obra, y actualmente director creativo de Disney Studios, vio en la diferencia estética y de personalidad entre los dos personajes el punto clave sobre el que giraría la trama. La dicotomía entre lo clásico y lo innovador y las diferentes personalidades de los personajes serían el eje central de la historia. Además, en esta guerra entre Disney y Pixar por ver quien tenia el poder, Pixar se opuso a la idea de Disney de que Toy Story fuese un musical, una película dedicada exclusivamente para público infantil, o una cinta en la que se viera la lucha entre el bien y el mal (más allá del personaje de Sid, en quien más de uno puede ver un guiño en el nombre)  y se decantó por hacer una buddy movie (aquella película que muestra la amistad entre dos varones como la principal relación en la trama) para todos los públicos, que explorase conflictos  que también llegasen a los adultos.  Joss Whedon, guionista de Toy Story y conocido actualmente por dirigir bajo las ordenes de Marvel Studios las películas de Los Vengadores, dijo al respecto: “Sería un musical muy malo, pues está concebida como una cinta de amigos. Es sobre personas que no admitirán lo que quieren, por lo que menos lo querrán cantar. […] Las películas de este género son sobre rivalidad, ‘Te odio’. No sobre emociones claras“.

Después de todos estos contratiempos, el  boceto del guion de Toy Story llegó a manos de Disney. Peter Schneider, por aquel entonces director de Walt Disney Feature Animation, rechazó este boceto inicial por que la personalidad de Woody era la de un juguete sarcástico y soberbio que tenía constantemente faltas de respeto hacia los otros juguetes de Andy. Inmediatamente Pixar se puso manos a la obra y cambió totalmente la personalidad de Woody hasta convertirla en el entrañable vaquero con una serpiente en su bota que todos conocemos.

Una vez recibieron el visto bueno de Disney, Pixar comenzó con la fase más laboriosa de la producción, la animación. Toy Story supuso un antes y un después para la historia del cine, ya que descubrió la verdadera aptitud de los ordenadores y modificó las normas con las que se regía el mundo de la animación hasta entonces; se convirtió en la primera película de la historia hecha exclusivamente por ordenador.

Como no había precedentes, Toy Story tuvo que crear un mundo animado de la nada. “Tuvimos que hacer que todas las cosas lucieran más orgánicas. Cada hoja de césped tuvo que ser creada desde cero. Asimismo, nos dimos a la tarea de darle a ese universo un sentido de realismo. Por lo tanto, las puertas lucen golpeadas y los pisos se ven desgastados”, dice Lasseter al respecto. Así lo avalan las más de 800000 horas máquina (el tiempo acumulado que permanece en funcionamiento una máquina, hasta completar la hora) y los 114240 fotogramas animados que forman la película, cada uno con un promedio de dos a quince horas de trabajo detrás. Animar la película fue un proceso laborioso y lento; en la semana más fructífera solo se produjeron tres minutos y medio de metraje.

24horascl

Bocetos de los personajes de Woody y Buzz Lightyear. Fuente: Pixar.com

Con todo el trabajo que había detrás, todo el respaldo económico y el empeño y la dedicación que pusieron los hombres de Pixar para producir Toy Story, un batacazo en taquilla hubiese supuesto la desaparición de la empresa de animación. No fue así, y las aventuras de nuestros juguetes favoritos se convirtieron en la película más taquillera del año en Estados Unidos y la segunda en todo el mundo, con una recaudación cifrada en 362 millones de dólares. De este modo, se convirtió en la tercera película de animación que más dinero había recaudado hasta entonces, por detrás de El Rey León (1994) y Aladdín (1992).

Sin embargo, el éxito de Toy Story no estuvo solo en su innovación, ni tampoco en la revolución que encabezó dentro del mundo del cine al estar realizada exclusivamente por ordenador. La historia de Andy y sus juguetes tiene mucha culpa del as buenas críticas que recibió la película.  “La mayoría de las críticas que salieron tras el estreno dedicaban apenas una línea a hablar de que la película se había hecho con ordenadores. Eso es algo que nos hacía sentirnos muy orgullosos, demostraba que la técnica había estado siempre al servicio de una buena historia”, asegura Edwin Catmull, uno de los cofundadores de Pixar.

El éxito de Toy Story radica en la trama. La idea de ver cobrar vida a sus juguetes es algo que entusiasma a los niños. Las aventuras de Buzz, Woody y compañía consiguieron que viésemos a nuestros juguetes de forma diferente. Consiguieron que de vez en cuando abriésemos la puerta de nuestra habitación aceleradamente para ver si pillábamos a nuestro muñeco favorito haciendo alguna de sus travesuras. Los logros conseguidos por la película también residen en ese humor irónico y desvergonzado –más adulto- que utiliza,  así como en el gran elenco de figuras animadas que conforman el reparto, cada uno con una personalidad definida (unos más torpes, otros más cascarrabias y otros más miedicas).

Y finalmente, el éxito de Toy Story radica en tratar al niño como adulto y al adulto como niño. En agrupar a un gran grupo de edades diferentes en la misma sala y hacer que la película les parezca interesante, graciosa y divertida. En ser, verdaderamente, la primera película para todos los públicos  de la historia.

Gracias a este éxito, Disney declinó la opción inicial de ofrecer una secuela de la cinta directamente en video y comenzó un nuevo proyecto, más ambicioso, que acabaría viendo la luz en 1999. Toy Story 2 no solo supo igualar el nivel mostrado por su predecesora, sino que consiguió aumentarlo-es una de las únicas películas que han ganado el Globo de Oro, junto con El Rey León (1994) y La Bella y la Bestia (1991). Con la relación entre los dos protagonistas -Woody y Buzz- asentada, se le otorgó más protagonismo a esa gran cartera de secundarios, como Slinky o Rex. Además, se unieron al elenco dos grandes personajes más, Jessie, la vaquera y Perdigón, el fiel corcel de Woody. En la memoria de todos los fans de esta cinta queda, la que probablemente sea, el mejor homenaje de la historia a Star Wars.

Con Toy Story 2 se cerró, al menos presuntamente, la historia de nuestros juguetes favoritos. Pero en 2010 se anunció una tercera entrega. Y aquí hay que romper una lanza en favor de los productores de Toy Story, pues supieron llevar a la perfección el timing de los acontecimientos y esperaron once años para ofrecer la tercera entrega.

En ella, todos aquellos niños que pertenecieron a la generación Toy Story en 1995 se verían reflejados en el protagonista, que tenía que abandonar su hogar y sus juguetes por que se iba a la universidad. Toy Story 3 decidió apelar a la sensibilidad del espectador y colmó la obra de momentos nostálgicos capaces de arrancar una lágrima al más pintado. En el recuerdo de todos queda aquella escena en el vertedero o la despedida entre Andy y sus muñecos. La fórmula de Toy Story 3 -quizá la película más adulta de Pixar hasta la fecha- funcionó de forma excelente, y pronto se convirtió en la cinta de animación más taquillera de la historia hasta la llegada de Frozen (2012). Para 2018 está programada una cuarta entrega en la que los juguetes volverán a ser protagonistas, esta vez sin Andy como dueño.

Toy Story marcó el camino de las superproducciones de animación. Un camino que todas y cada una de las películas de Pixar han ido siguiendo, desde Bichos, una aventura en miniatura (1997) hasta Inside Out (2015) pasando por Buscando a Nemo (2003) o Up (2009). Esta semana Pixar vuelve a entrar en escena gracias a El viaje de Arlo otra muestra más del valor de la amistad que nos traen los creadores de Toy Story.

Anuncios

Un comentario en “‘Toy Story’, 20 años de diversión

  1. Pingback: Como elegir a un hijo | The Reservoir Bloggers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s