Frank Sinatra: Cuando “la Voz” se convirtió en “la imagen”

page

Un siglo, diez décadas, veinte lustros, cien años… Da igual cómo lo digas, el caso es que el próximo sábado 12 de diciembre, una de las mejores voces de la historia, como lo fue Frank Sinatra, cumpliría esa edad; aunque tristemente, su voz se apagó a los 82 años. Pero, dejó tras de sí la friolera cantidad de más de 1.300 canciones grabadas.

Y, a pesar de su relevancia musical, ¿qué pinta un cantante en un blog de cine? Frank Sinatra no fue solo cantante, también trabajó como actor – y de los buenos – en cincuenta y cinco películas. Además, como actor, también participó en trece documentales biográficos y tuvo doce apariciones en la pequeña pantalla.

El escritor y crítico estadounidense Will Friedwald acuñó en 1997: “Con Sinatra, cualquier tipo de consideración vocal e, incluso, musical, resulta secundaria respecto de la que es su misión principal: contar una historia de la forma más expresiva posible”. Y, eso, es lo que se le pasaría al vocalista de New Jersey por la cabeza para dar el salto a la gran pantalla; una forma de sacar a la luz su lado más narrativo de forma corporal. Al principio, los papeles que le ofrecían a Ol’ Blue Eyes (otro apodo) se debían, en mayor medida, por renombre – como forma de marketing – y que le encasillaban en su faceta de cantante, como en Levando Anclas (1945); una película musical en la que compartió cartel con el bailarín Gene Kelly, y On the Town (1949); codirigida por el propio bailarín.sinatra Sinatra se cansó de ese encasillamiento que, además, se sumó a las malas críticas que comenzaba a recibir en esa época por su problemática vida privada, en la que se le clasificaba de ‘mujeriego’ tras su idilio – que le costaría su matrimonio con Nancy – con Ava Gardner. Y por ello, realizó un gran esfuerzo – tanto económico como emocional – para volver a la cima de la que había bajado, consiguiendo el papel del soldado Angelo Maggio en De aquí a la eternidad (1953). Nadie confiaba en él en ese momento, pero su magnífica prueba de ‘casting’ deslumbró al director Fred Zinnemann. Y, no solo consiguió el papel, sino que su gran interpretación en este drama bélico le llevo a conseguir su primera estatuilla como actor. Tras el fulgurante éxito de ese año, que produjo la lluvia de ofertas al cantante, el norteamericano grabó otras once películas en poco más de dos años. De esta masiva e intensiva producción de obras, los expertos destacan tres que marcaron la faceta interpretativa de Sinatra: Suddenly (1954), El hombre del brazo de oro (1955) – por la que fue nominado al Óscar a mejor actor – y Some Came Running (1958).

A comienzos de los 60, Frank se había convertido en una gran figura que pesaba mucho dentro de la industria del espectáculo. Su popularidad como cantante (quizá el mejor de todos los tiempos) permaneció inalterable, e incluso aumentó; y sus películas también, sobre todo aquellas en las que se rodeó con los miembros de su panda – la llamada ‘Rat Pack’ (Dean Martin, Sammy Davis, Peter Lawford, entre otros).

the voice

Frank Sinatra en el rodaje de Levando Anclas

Como ya vimos hace unos días en The Reservoir Bloggers, las grandes obras de la música clásica son utilizadas muchas veces como BSO de algunas películas. Pues, con los éxitos de Frank Sinatra ocurre algo parecido; esa voz que nos atrae a todos ha sido utilizada como acompañamiento musical en infinidad de películas. Las más utilizados son sus interpretaciones navideñas como Jingle Bells, Let It Snow!, Santa Claus Is Comin’ to Town, etc. Las escuchamos en casi todas las películas que estamos hartos de ver desde el primer domingo de diciembre hasta el último de enero, aproximadamente. Y, por supuesto, Hollywood también utiliza sus grandes éxitos como New York, New York con cualquier escena de la ciudad o el tema para enamorar, por excelencia, Fly Me To The Moon. También, hubo grandes películas que quisieron utilizar ese potente hilo musical que salía de la garganta de Frank Sinatra al cantar What a Wonderful World como ‘Good morning Vietnam’ o ‘Doce monos’.

Además de esto, fuera del ámbito cinematográfico, Francis Albert Sinatra ha sido, por excelencia – con permiso de Cab Calloway y su scat  (encargado de acompañar con su voz en muchas ocasiones a Betty Boop)  – el ‘narrador’ de los dibujos animados del siglo XX.  Su voz ha estado presente en muchos de los dibujos propiedad de Metro-Goldwyn-Mayer como ‘Tom y Jerry’ – el cual aparece bailando con Gene Kelly en Levando Anclas – y en muchos de los episodios de ‘Looney Toons’ propiedad de Warner Bros.

Aparición de Jerry bailando con Gene Kelly en Levando Anclas

Si bien el vocalista, de la que fue la orquesta de Tommy Dorsey, demostró sus grandes dotes, tanto de canto como de actuación. Su vida personal ha causado mucha controversia entre gente que le critica por sus malas relaciones (mafia) y su ‘costumbrismo’ a salir por las calles de Nueva York; lo que ha dado lugar a que se realice una gran cantidad de películas y documentales biográficos en lo que se saca lo mejor y lo peor del artista. Incluso existe una versión española de 1988 dirigida por Francesc Betriu. Sin embargo, la más esperada es la que anunció hace algunos años Martin Scorsese y que, por fin, tiene fecha marcada para 2017 y en la que Leonardo Di Caprio hará de “La Voz”.

Finalizaré con un fragmento del gran artículo que Gay Talese escribió en el número de abril de 1966 para la revista Squire:

“Sinatra con catarro es Picasso sin colores o un Ferrari sin gasolina, sólo que peor. Porque los catarros corrientes roban a Sinatra esa joya que no se puede asegurar, su voz, y hieren en lo más vivo su confianza. No sólo afectan a su psique, sino que parecen provocar una especie de moquillo nasal psicosomático en las docenas de personas que lo rodean y trabajan para él, que beben con él y lo quieren y cuyo bienestar y estabilidad dependen de él. Un Sinatra acatarrado puede, salvando las distancias, enviar vibraciones a la industria del espectáculo y aún más lejos, casi como una enfermedad repentina de un presidente de los Estados Unidos puede sacudir la economía nacional”.

Porque ya hace cien años que nació una de las más grandes estrellas del espectáculo; que nos enamoró a todos como cantante y nos acabó llevando a la cama mostrando que también sabía ser actor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s