Qué esperar cuando estás esperando (el Episodio VII)

star wars

Quedan solo cuatro días para el estreno del año. O de la década. O del siglo. Habrá gente para quienes cualquier medida de tiempo que se emplee para referirse al séptimo episodio de Star Wars se les quede cortísima. No es para menos. Se da ya por supuesto que la producción de J.J. Abrams entrará en el top de películas más taquilleras de la historia, y los visos de que sea la primera de este ranking no son nada descabellados. Más allá de algunas filtraciones accidentales entre el enorme montón de merchandising que la película lleva tiempo vendiendo, hacía muchísimo tiempo desde que nadie sabía tan poco sobre el viaje en que se iba a embarcar como en este hacia una galaxia muy, muy lejana. Y el hype, por supuesto, está a niveles estratosféricos, superando capas de atmósfera con cada tráiler. Ni Matthew McConaughey, perdido más allá de aquel agujero de gusano, pudo contenerse.

Respecto a los términos que corresponden a la división menos cinéfila de la productora, nadie va a discutir aquí esta fenomenal estrategia de marketing que los ejecutivos de Disney han llevado a cabo con la cinta: bastará con ver las cifras del primer fin de semana en cartelera para dar buena cuenta de ello. Sin embargo, y si nos centramos en la película en sí, lo cierto es que la papeleta que el director tiene entre sus manos es dificilísima, más aún tras con el enorme hype generado alrededor de la cinta. Aunque supongo que Abrams era consciente de ello cuando firmó el documento que le ligaba a la dirección de este episodio. Cuando hablamos de la nueva entrega de la saga más famosa de la galaxia, hablamos también de una legión ridículamente grande de fans, con las expectativas por las nubes, y a la que será a priori harto complicado satisfacer y demasiado sencillo decepcionar. Y una decepción con esta película sería una enorme mancha en el currículum -especialmente en un elenco con actores semi desconocidos-, que ni la mejor botella Neutrex traída del futuro podría limpiar.

image

The Marketing Awakens – Fuente: irishtimes.com

Cuando reflexiono y llego a este punto -el de qué pasará si la aventura sale mal-, siempre me viene a la memoria la última vez que vi la saga de Star Wars: fue en enero de este año, después de acabar los exámenes de mi primer cuatrimestre en la Universidad. Debía olvidarme de algún modo de aquel desastre, y entonces recordé la bonita tradición que Ted Mosby nos enseñó cuando Cómo conocí a vuestra madre aún molaba: la de ver, del tirón, las seis películas de La Guerra de las Galaxias cada equis tiempo. Decidí hacerla mía y, así, volver a surcar un espacio que desde que era un crío que no visitaba. Y ya libre del prisma de mi niñez me di cuenta, para mi más profunda desolación, de una obviedad: las películas de Star Wars no son para nada buenas películas. Más allá de esa El imperio contraataca que parece que a George Lucas le salió de pura chiripa, el resto dejaban mucho que desear para un paladar que ya empezaba a distinguir el chopped del jamón.

Especialmente sangrante era el sinsentido infumable de los dos primeros episodios de las precuelas. Y dejo de lado esos detalles que los frikis entendidos se han dedicado a criticar desde que se estrenaran –midiclorianos, nacimiento de Anakin, Academia Jedi…-. Si me centro en las producciones en sí, recuerdo que me invadieron sensaciones encontradas durante su visionado, provocadas el carrusel de momentuchos y momentazos que veía desfilar ante mis ojos. Porque tienen momentazos, sí, (la carrera de vainas, el duelo con Darth Maul, la Batalla de Geonosis…) pero dado el tamaño, la magia del universo Star Wars, llego a preguntarme si nos los induce la película o si es en realidad nuestra cabeza quien los baña en tintes épicos (“JODEER estoy viendo Star Wars, jedis, clones, droides, blasters, esto es la pollaaaaaagh”). Por poner un ejemplo más o menos comparable, la carga de los rohirrims en Minas Tirith, tras el discurso de Théoden, es uno de los momentos más épicos de la historia del cine. No por ser parte del universo de El Señor de los Anillos se gana esta condición (véase El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos): hay que ir más allá, ofrecer algo más. Nada de esto encontrarán en Star Wars.

anakinpadme-haydennatalie-anakin-and-padme-25491236-1900-1227

¿Star Wars o La casa de la pradera? – Fuente: englishrosefrommanchester.com

Por otra parte, estos momentos eran los menos. La mayor parte del metraje era copado por aburridas sesiones del Senado galáctico, los chistes para preescolares de Jar Jar Binks o la historia de amor entre Padmé y Anakin (ese Hayden Christensen con la transmisividad emocional de un hongo), cuyo romanticismo solo se ha podido volver a ver en la gran pantalla en contadas ocasiones, en odas al amor como lo es Crepúsculo. En el resto de películas esta falta de creatividad en los guiones no era tan palpable, y si bien no obras maestras, sí eran muy disfrutables, con picos de acción considerablemente mejores (la lucha de Anakin y Obi Wan, la destrucción de la Estrella de la Muerte o el duelo final entre Vader y Luke).

Por tanto, lo que precede a Abrams y este Episodio VII no es, ni mucho menos, inalcanzable. Basta con trazar una historia medianamente decente, crear un par de personajes carismáticos, meter tres o cuatro batallas épicas y no cagarla en el intento para contentar a la gente: la magia de Star Wars hará el resto. Independientemente de la nota que alcance al final, que ya daremos en el podcast de The Reservoir Bloggers de la semana que viene. Cuando las letras amarillas vuelvan a surcar el espacio, nos olvidaremos completamente de todo y nos centraremos, simplemente, en acompañarlas.

Anuncios

Un comentario en “Qué esperar cuando estás esperando (el Episodio VII)

  1. Pingback: El reparto de ‘The Reservoir Bloggers’ | The Reservoir Bloggers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s