¿A que a ti no te duele nada, Bola?

el-bola-web

Ayer volví a ver después de 10 años una de las películas que más marcaron mi infancia. Ayer me hice el ánimo y me puse otra vez El Bola

No os voy a engañar: guardaba un recuerdo sobresaliente de ella, siempre le he tenido mucho cariño y temía que el revisionado no estuviera a la altura de mis expectativas. Por suerte, el temor no fue a mayores. De nuevo, la cinta me convenció, me conmovió y me produjo escalofríos.

Ganadora de 4 Goyas en el año 2001 (entre ellos mejor película y mejor dirección novel) la película dirigida por Achero Mañas relata el drama personal de un joven de barrio humilde que, sumergido en un infierno de malos tratos, humillaciones e inhumanidad, trata de salir adelante con la ayuda de un amigo nuevo (Alfredo) y su familia. Este joven se llama Pablo, pero su gente le llama “Bola”.

Si bien es cierto que de entrada podría haberse tratado del argumento del típico pastelón americano que pide kleenex y asistencia psicológica, Achero Mañas -director y guionista al mismo tiempo- logra distanciarse de ese concepto mediante el uso de una narrativa cruda, humana y, sobre todo, verosímil.

Y es precisamente eso, su verosimilitud, lo que aporta un valor especial a la cinta. Da la sensación no de verla a través de una pantalla, sino de un cristal. Sin filtro. El relato traspasa toda barrera espacial/temporal y se cuela por tu ventana, se te planta en las narices y te da una bofetada de angustia y realidad.

En El Bola se aborda uno de los problemas de mayor calado en nuestra sociedad: la violencia doméstica, en este caso hacia un menor. Violencia infligida sistemáticamente por el personaje de Mariano, un ferretero de mediana edad marcado de por vida por la muerte de su hijo mayor. Mariano encarna la figura del que yo llamo “tirano de puertas adentro”, ese psicópata hijo de puta que tiene una actitud ejemplar cuando se encuentra rodeado de personas ajenas al nicho conyugal, pero que saca el verdadero monstruo que lleva dentro cuando nadie más que su familia puede ser testigo de su tiranía. De hecho, al principio de la película todo parece indicar que es un honrado y bondadoso trabajador, que incluso se muestra más comprensivo y agradable con su suegra que su propia mujer. Un auténtico Dr. Jekyll and Mr. Hyde en formato Carabanchel.

Este papel es interpretado soberbiamente por el gaditano Manuel Morón, que capta a la perfección la esencia de una persona perturbada: mirada perdida, rostro desencajado y múltiples cambios de registro en función del contexto de cada escena. Más que notable papel el suyo.

El Bola está repleta de aspectos positivos -diálogos interesantes y creíbles, genial ambientación, buenas actuaciones…-, pero de entre ellos cabe destacar por encima de todo el espectacular trabajo de Juan José Ballesta, un chaval de por aquel entonces 12 años que, sorprendentemente para su edad, consigue empaparse de todos los matices psicológicos que conlleva su personaje y los logra plasmar con una extraordinaria madurez durante toda la película. Esto le fue reconocido, como no podía ser de otra manera, con el Goya a mejor actor revelación, imponiéndose a grandes del mundo de la interpretación como Pablo Carbonell.

No obstante, siempre hay peros, y en este caso quizás chirríe un poco el recurso estereotípico de la familia progresista, cool y alternativa que aparece de la nada para solucionarle la vida al protagonista. El padre, tatuador; la madre, tatuada; y el niño, un outsider de barrio algo introvertido, rebelde y, con no llega a trece años, fumador.

Por lo demás, ninguna pega. Ni mucho menos, vaya. El Bola reúne casi todo lo que se le puede pedir a un director novel en su primer largometraje. No es pretenciosa; no destaca por incluir virguerías técnicas pero, teniendo en cuenta su escaso presupuesto, en ese aspecto está más que a la altura. Pone sobre relieve una lacra social, ataca duramente la figura del maltratador y ofrece una historia bien estructurada, coherente y honesta.

Probablemente no sea una de las 5 mejores películas que nos haya brindado el cine español, pero su visionado es totalmente recomendable. Ya me contaréis.

tumblr_npgijexosP1s2udd2o1_1280

¿A que a ti no te duele nada? ¿A que tú estás bien?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s