And the Oscar goes to…

wolf-of-wall-street2

“Lo mejor de ganar un Oscar fue la celebración” DiCaprio (1974-2016). Foto:Paramount Pictures

Cinco nominaciones y casi una treintena de películas después, DiCaprio ha ganado el Oscar. O al menos antes de que se celebre el certamen. Así lo dicen los expertos, las predicciones, la bruja Lola, las encuestas y hasta las casas de apuestas (que DiCaprio consiga la estatuilla dorada se paga a 1’01 por euro apostado). Cualquier cosa que no sea la victoria de DiCaprio sería una gran sorpresa para el mundo del cine y supondría un suicidio colectivo por parte de las hordas de fans del actor estadounidense.

En principio es bueno. Que DiCaprio gane el premio a mejor actor hará que muchísima gente deje de dar el coñazo con estúpidos memes, bromas y frases de cuñado sobre este tema. Pero también puede que sea malo, ya que el hecho de no ganar el premio suponía una motivación extra para el bueno de Leonardo. De todos modos, ¿es justo que DiCaprio gane el Oscar este año?

Bien, sí y no. Lo merece por el reconocimiento. Porque DiCaprio es uno de los mejores actores de nuestra época. Algo así como el Paul Newman para los que tenemos una veintena de años. Un actor con el que ha crecido toda una generación y que también le ha visto crecer. Le ha visto transformarse en alguien totalmente diferente. DiCaprio, con el paso de los años, ha pasado de ser un mojabragas con el que las adolescentes forraban sus carpetas a ser un mojabragas con el que las adolescentes forran sus carpetas con muchísimo talento. También en alguien que sabe elegir muy bien en qué proyectos enrolarse. Aun así, no debería llevarse el Oscar por el reconocimiento a su carrera,para eso ya está el Oscar honorífico, sino por ser el mejor de todos los que están nominados.

Que también lo es. Pero más por demérito de sus rivales que por méritos propios. No me malinterpretéis, Leo está bien, al menos, lo mínimo que se le puede exigir a un actor de su categoría. Pero su actuación mordería el polvo en una edición de los Oscars con un nivel medio-alto. Redmayne está a años luz del Redmayne del año pasado. Fassbender lo clava en el papel de Jobs, pero no acaba de ser una actuación que merezca algo más que una nominación. Cranston sí que se marca un papelón, pero Trumbo, que ni si quiera se ha estrenado todavía en nuestro país, no tiene ni la mitad de apoyo comercial ni reconocimiento que El Renacido, por lo que no parece un rival digno para DiCaprio. Y Matt Damon sigue siendo Matt Damon. “En el país de los ciegos, el tuerto es el rey”. El rey Leonardo.

Entonces, ¿quedamos en que DiCaprio merece el Oscar? Como os había dicho antes, sí y no. Y digo que no porque él mismo se ha puesto un listón muy alto. Porque El Renacido no es, ni de lejos, su mejor interpretación. Compitiendo consigo mismo, perdería ante muchas de sus interpretaciones. Y algunas por las que ni si quiera ha sido nominado. Quizá influya en esto mi opinión sobre la cinta de Iñárritu, que próximamente podréis escuchar en el podcast de este mes. SPOILER: No me ha gustado.

Pero DiCaprio puede dar mucho más de sí mismo. Su tope lo vimos en El Lobo de Wall Street. Su prodigiosa interpretación del corredor  de bolsa Jordan Belfort parecía que era, por fin, su actuación de Oscar. Fue un auténtico despliegue físico e interpretativo de esos que gustan al gran público. Scorsese le puso en bandeja un papel para que se luciera, y vaya si lo hizo. Pero su compañero de reparto, Matthew McConaughey (sí, he buscado en Google como se escribía el apellido) le adelantó por la izquierda –no por  su papel en El Lobo de Wall Street, sino por Dallas Buyers Club-. Y en internet, que son muy cabrones, hicieron este genial montaje para mofarse de la situación.

Leonardo-DiCaprio-as-Dom-Cobb-in-Inception-leonardo-dicaprio-17977581-1364-768.jpg

“Despierte señor Cobb, ha sido todo un sueño”. Foto: Legendary Pictures

Su segunda mejor interpretación también vino de la mano de Scorsese. En Shutter Island podemos ver a un sombrío y melancólico DiCaprio que combina a la perfección silencios inquietantes con magistrales diálogos y un lenguaje gestual sensacional. Sin embargo, la película fue menospreciada por la Academia. Y el papel de Leo se quedó en el olvido. Algo así como lo que le ocurrió con Infiltrados. Una película con un deslumbrante reparto (Jack Nicholson, Mark Wahlberg, Martin Sheen o Alec Baldwin), que si bien, fue reconocida por la academia, no le valió a DiCaprio para ganar el Oscar. Scorsese y la película sí lo ganaron, y Wahlberg fue nominado a mejor actor de reparto, pero ni rastro de reconocimiento a la actuación de DiCaprio.

 Y DiCaprio, que, como he dicho antes, sabe rodearse de buenas compañías, también tuvo un papel espectacular de la mano de Tarantino. Quentin exprimió al máximo al actor, tanto que en esta escena se hizo un gran corte en la mano y tuvieron que suturarle. Esta vez lo que le dejó sin  nominación al Oscar fue la magistral interpretación de Christoph Waltz, también en Django Desencadenado.

Sin embargo, por ninguna de estas películas Leo tuvo el reconocimiento –en forma de premio- que merecía. Sí lo tendrá con El Renacido, aunque lo merezca menos. La película será olvidada, o al menos, solo será recordada por ser la película con la que DiCaprio por fin ganó el Oscar. No quiero decir que la película sea una pretenciosidad de Iñárritu hecha a medida para que DiCaprio gane el Oscar, pero lo es.

Aun así, nos vendrá bien a todos que lo gane. Y estará bien verle sonreír después de todas las decepciones que se ha llevado. Porque DiCaprio mola, hay  que quererle. Y si gana el premio la gente de Madrid tendrá algo que celebrar este año. Y el ‘homenaje’ que le han hecho en el excelentísimo museo de cera de Madrid no caerá en saco roto.

CcDMvTxWwAA4P-9.jpg

Hasta así tiene más expresividad que Silvester Stallone… Foto: Museo de Cera de Madrid

Los cabrones de Internet –una vez más- ya han hecho un montaje sobre el posible discurso que dará Leo cuando se suba al escenario y coja, de una vez por todas, la ansiada estatuilla. A no ser que se lo vuelvan a dar a otro actor del mismo reparto. Hasta entonces tocará esperar. Recuerden, mañana a las 2:30 de la madrugada saldremos de dudas (si es que hay alguna) de si DiCaprio es el ganador del Oscar o no. Mientras tanto, deleitaos con su posible discurso.

Anuncios

Un comentario en “And the Oscar goes to…

  1. Pingback: Recopilatorio Oscars 2016 | The Reservoir Bloggers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s