‘Deadpool’, una mierda en el mejor sentido posible

Deadpool

Fuente: Bamsmackpow

[Asumo toda la responsabilidad de lo que vais a leer, no quiero putear a mis compañeros y que les salpique mierda por algo que he escrito yo, bastante tienen que aguantar ya sabiendo que no tienen ningún talento ni futuro].

Sin más dilación, entremos en materia. Es curioso, pocas veces en Reservoir Bloggers ha habido un consenso como este respecto a un estreno, ni siquiera con The hateful eight, y eso que estamos hablando de una web cuyo título homenajea la ópera prima de Quentin Tarantino. Bueno, antes que nada, quiero decir que es muy posible que no te guste la mierda de película de la que voy a hablar. Así es, es mierda, pero una mierda que gusta a la gente, algo que no es nada fácil, o si no, que se lo digan a Iñárritu con El Renacido, a ver si alguien acabó contento con esa basura. Y es que a veces la buena mierda sabe mejor que un plato de Ferran Adrià… bueno, no es el mejor ejemplo. Dejemos el tema. El caso es que no conozco a nadie que no le haya ha gustado, y eso ya dice mucho.

También quiero decir que me estreno con el dominio pagado en la página, uf, qué presión –aunque yo no he soltado ni un euro, si eso les choco los cinco–. Lo que sí es cierto es que si nosotros nos dejamos dinero –ya, ya, yo no he pagado aún–, vosotros podrías enviar algún eurillo, un jamón, una casa en la playa, etc. Sobre todo tú, Dosmilterremotos, que te solucionamos tus aburridas tardes con nuestro contenido de mierda. Bueno va, hablemos de la película, que para eso hemos venido.

¿Preparados? Allá vam… Parad, parad, parad. Antes de seguir leyendo tenéis que poner de fondo esta canción, de esta forma se hará más amena la lectura, aunque probablemente leáis tan lentos que se acabe antes de que terminéis este párrafo. Volved a escucharla una y otra vez hasta que os taladre la cabeza.

Deadpool leyendo el guion de 'El Renacido'

Deadpool leyendo el guion de ‘El Renacido’. Fuente: Foxfilm.com

Ahora sí, ¿verdad? Pues bueno, Tim Miller ha decidido sacarse la polla y pasársela por la cara a la crítica de Hollywood y a los Óscars (creo que se llevó diez estatuillas el pasado domingo, ¿no?). No vayáis al cine esperando la nueva de superhéroes convencionales. De hecho, superhéroes salen dos, y ninguno de ellos es Deadpool. A este se le podría llamar “super–anti–héroe”, o algo por el estilo.

Es un tipo que siempre tiene un chascarrillo que soltar, da igual lo jodida que sea la situación –¿por qué creéis si no que le cosieron la boca en X-Men orígenes: Lobezno?–. Wade Wilson tiene aires de tipo duro, se carga a los malos con dos espadas y se mete cada día en unas ajustadas mallas rojas.

Supongo que ya tienes el papel al lado para cascártela –perdón si eres mujer, vosotras mejor os masturbais, ¿no? Suena más fino–, pues para el carro. Es verdad que el chaval en algunas partes de la película está bien, buenorro incluso –no homo–, pero de pronto le hacen un secado de cara y se le queda como una pasa. Lo siento, por vosotras y por alguno de vosotros –piratas–. Para que os hagáis una idea, el tío se pone máscara porque es feo de cojones. Lo primero que quieres es que alguien así se muera rápido, lo maten, lo descuarticen y nos haga un favor a todos, ¿pero sabéis qué? El cabrón es inmortal. Se ve que a un maníaco zumbado e impotente le dio por meterle una droga muy chunga y ahora se cura de todo, hasta le puede crecer una nueva polla si se pasan mordiendo.

Y claro, si el maníaco ese te cura cuatro cánceres, te hace inmortal, te da más fuerza, te hace más ágil, te da la posibilidad de forrarte con una peli sobre ti, te permite poner cámaras lentas, decidir cuándo entra música nigga –DMX eh, no Ray Charles, aunque que también–… pero te deja feo. Ahí se ha pasado, debe morir. Vale, el argumento no parece demasiado elaborado. “Me voy a vengar por hacerme feo” no suena a salvar el mundo y eso. Pero oye, es una película de Marvel que no tiene presupuesto para que haya más de cinco mutantes, incluyendo malos y buenos, no esperes nada mejor.

Creo que me he confundido de película, ¿no? Fuente: YouTube

Creo que me he confundido de película. Fuente: YouTube

Hace un momento he mencionado a Ray Charles, así que os contaré una de las pocas cosas de auténtico interés que he escrito hoy. No penséis que es casualidad que cuando nuestro querido super–anti–héroe se dispone a presentar a la mujer ciega y negra –triple putada– con la que vive suene el Hit the road, Jack, del otro ciego negro –en este caso la putada solo es doble, Dios no se cebó tanto–. Es un mensaje que Tim Miller nos lanza y que posiblemente no os hayáis fijado, porque de cultura musical vais justos casi todos. De hecho, en la versión doblada al menos, el propio Wade Wilson la llama Ray Charles, cuando aparece con la ametralladora en la mano.

Tampoco recomiendo ir a ver el filme con vuestros padres –ojo a los tres o cuatro sinónimos de la palabra “película” que usamos todos en el blog, que casi siempre son los mismos… aquí hay nivel–. Aunque las pelis –este sinónimo lo usamos poco, que no tiene tanto caché– de superhéroes suelen ser para toda la familia, Deadpool no creo que sea el caso, pero bueno, como en todos lados, puede haber excepciones. Es un humor tonto, brusco, a ratos infantil, al estilo Padre de familia en algunos tramos… el típico que cuando miras a tu padre te dice: “¿esto a ti te hace gracia?” y te quedas con cara de “sí, ¿a ti no?”. Evidentemente, no. No le hace gracia.

En realidad, Deadpool es una historia de amor en la que el cáncer tiene un papel importante. Un auténtico drama, no os voy a engañar. Ryan Reynolds trata de darle alguna pizca de humor, pero en el fondo ves que sufre, que el resto sufre, y eso, como espectador, te afecta y hasta te emociona. Es una de esas obras –¡din din din, sinónimo!– que te hacen pensar en lo efímero de la existencia, en que tienes que vivir cada día como si fuera el último, en que si huele raro, tal vez tengas el gas abierto y te mueras como enciendas un cigarro… Nah, estoy de coña –en lo del gas no, ve a comprobarlo si tienes una de esas casas del siglo XV que aún funciona con gas–.

Estás perdiendo el tiempo leyendo esto... y lo sabes. Fuente: arstechnica

Estás perdiendo el tiempo leyendo esto… y lo sabes. Fuente: arstechnica

La verdad es que hay amor y hay cáncer, pero bah, son chorradas. El punto clave de esto es el humor. Fin. Ten presente que a lo que vas es a reírte y, como dije en mi crítica de La vida de Brian, si lo consiguen, a mí me basta. De hecho, yo me alegraré si vas y, como a mí, te hace reír, soy muy empático. Pero es que si vas y no te ríes, ten presente que sentirás que has tirado el dinero, y me hará reír a mí. Es un win-win –para los paletos, esto significa que salimos ganando sí o sí, a ver si estudiamos un poco de inglés y dejamos de leer blogs de mierda–.

En fin, no os aburro más que tendréis cosas mejores que hacer. Aquí no trato de convenceros de nada, si os apetece id a verla, si no, no. Yo gano el mismo dinero. Y hablando de dinero, los que sí han ganado una pasta son los productores. Que haciendo una mierda con un presupuesto de mierda, no han tenido precisamente una audiencia de mierda. De hecho ahora mismo ya están muy forrados con Deadpool. El resto que ganen se lo gastarán en barcos y putas.

Ah sí, y cuando la veáis, esperad a que acaben los títulos de crédito del final, que más de un iluminado salió de la sala y se perdió al prota saliendo de la ducha.

Anuncios

Un comentario en “‘Deadpool’, una mierda en el mejor sentido posible

  1. Pingback: Cuando el refrito sabe a mierda | The Reservoir Bloggers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s