Papi ha vuelto

barneystinson_1

Yo soy papi

Queridos y ANÓnimos lectores – jajajaja he dicho ano -: Antes de arrodillarme (metafóricamente) para implorar su perdón por mi prolongada ausencia en estos lares, y de paso ofrecerles mis servicios sexuales a cambio de un módico precio (no metafóricamente) –que el dominio .com no es gratis eh-, he de advertirles que esta lectura puede resultar, para aquellos que esgriman el estandarte de la cordura bien alto, más pesada que la segunda temporada de ‘The Walking Dead’. Y es que esta entrada va a ser una oda a lo absurdo, un enaltecimiento de la esquizofrenia, una apología a mi febril y descontrolada imaginación.

Porque para eso empezamos esto hace unos cuantos meses, para dar rienda suelta a las voces de nuestra cabeza. Las mismas voces que gritan en la angosta habitación de tu mente que ‘El Padrino’ es una película sobrevalorada o que Meryl Streep en ‘El diablo viste de prada’ tiene un polvazo. Esas voces. Síntoma de esquizofrenia aguda en términos psiquiátricos, acuñadas bajo el nombre de ‘musas’ en el ámbito artístico. Las mismas voces que me impulsan a decir que estaría guay un spin off de ‘Ana y los siete’ protagonizado por Whoopi Goldberg, con guion de Seth MacFarlane y rodado en la casa de la primera temporada de ‘American Horror Story’.  Absurdo ¿verdad?. No más que una secuela de ‘Alien vs Predator’. A partir de aquí la cosa empieza a tornarse bizarra, siga leyendo bajo su responsabilidad. A continuación voy a relatarles el por qué de mi desaparición de Reservoir Bloggers, y mi posterior retorno. Los hechos que se detallan en las siguientes líneas son verídicos y están contrastados, casi tanto como los de la Biblia.

el_diablo_se_viste_de_prada

Meryl Streep en ‘El diablo viste de prada’.

Esto va a funcionar así: Voy a comenzar por el final de mi historia, luego voy a soltar un rollo sobre el concepto retorno  y para finalizar, a modo de flashback, voy a ir al principio de la historia. Se nota que quiero ser guionista. Aquí les dejo con ‘La cierta pero increíble historia de Caperucita Roja’, ups, perdón, de Sergidgim14.

Final de la historia: Tras lo ocurrido, la locura llamaba a las puertas de mi ‘Hotel Budapest’, al grito de ‘Penny, Penny, Penny’, estaba desquiciado. Mi mente se resquebrajó, se partió, como el culo de Heath Ledger en ‘Brokeback Mountain’ – Oh sí, he hecho un chiste homofóbico sobre un muerto. La culpa es de ‘Deadpool’, a mí no me miren-. Durante un tiempo luché contra mi incipiente esquizofrenia, empecé a visitar a un psicólogo con barba y gorra llamado Robin que me recomendó Matt Damon, era bastante bueno, pero ineficaz, ya que como dice Sigmund Freud a través de los labios de DiCaprio en ‘Infiltrados’, los irlandeses somos inmunes al psicoanálisis. Bueno, yo no soy irlandés pero me gusta la ‘Guinness’ y he visto al menos dos películas de Brendan Gleeson, lo que me convierte prácticamente en irlandés – no sé si Daniel Day Lewis y sus coleguitas del IRA estarían de acuerdo con esta última afirmación-. La esquizofrenia comenzaba a dominarme, como el simbionte a Spiderman, no era dueño de mis actos. En mi interior se estaba produciendo una lucha entre la cordura y la locura – mis ‘Angeles y demonios’-  por el control del cerebro único de poder, una cruenta batalla sin tregua que tenía sus repercusiones en el mundo exterior. Mis padres estaban preocupados, me ataron a la cama, mi cuello y mi cabeza daban giros de 180 grados – como la carrera de Adrien Brody –  e insistía en ver las películas que emite Antena 3 un domingo por la tarde. Parecía presa de una ‘Posesión infernal’. Ante esta situación, mis progenitores, víctimas de la desesperación me internaron en un sitio llamado ‘Shutter Island’, un sanatorio mental. Allí, le conocí. El jefe de psiquiatría, aquel conocido como ‘El Espantapájaros’ – No, Belén Esteban no. Coño el de Batman -.

espanta

El Espantapajaros, antes de entrar a trabajar en ‘Shutter Island’

Él me enseñó a construir un cubículo en el lugar más recóndito de mi cerebro, una especie de prisión para mis voces, una cárcel perenne de donde solo pudieran ser liberadas por Hades el día del 18º cumpleaños de Hércules. Pero no resultó ser así, todo se fue al garete antes, porque los valencianos es lo que tenemos, encargamos nuestras construcciones a Calatrava y así nos va. Construyó un emplazamiento modernista más feo que ‘El perro’ de ‘Juego de Tronos’, infló el presupuesto y compró materias primas de mala calidad, como Cecil en ‘Los Simpson’. La prisión se caía a cachos  y las voces huyeron de mi ‘Fox River’ mental a través de un agujero, camuflado por un poster de ‘Jessica Rabbit’, grapado en la pared de mi materia gris,  al más puro estilo ‘Cadena perpetua’. Tras andar desorientadas y aterradas  por las despobladas calles de mi cerebro, como Cillian Murphy en el Londres de ’28 días después’  o Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados, las voces, tomaron el control de la situación y me susurraban dulcemente: ‘Reservoir Bloggers’. Me implantaron una idea en la cabeza al más puro estilo Nolan,debía volver a casa, a Reservoir Bloggers.

reblog

Mi casa, teléfono

Reflexión sobre el retorno: He de preguntarles algo ¿Saben quién es Michael Jordan? No, no es un diseñador de zapatillas. No, tampoco  es un Looney Tune. Michael Jordan es considerado el mejor jugador de la historia del baloncesto, y además es negro. Sí, negro.  Es importante recalcar esto último por si Chris Rock nos lee – último presentador de los Oscars – , para que vea que en Reservoir Bloggers ensalzamos a nuestros hermanos panteras e intentamos romper el yugo del opulento hombre blanco que manda a nuestros hermanos a morir a la guerra de Vietnam, esto último ha sonado muy ‘Forrest Gump’ ¿No? – con lo de hombre blanco y opulento no me refiero a Steven Seagal, es una figura retórica, no meteórica – . Bueno, lo que decía antes de levantar mi puño al cielo es que Michael Jordan ganó tres anillos de la NBA, se retiró dos años y volvió para ganar tres anillos más. ¿Una locura de regreso verdad? Bien, ahí es donde yo quería llegar. A la locura del regreso. Michael se retiró, para dedicarse al béisbol, y tras protagonizar ´Space Jam’, volvió para maravillar. Yo no iba a ser menos, me retiré en lo más alto de mi carrera – TOP 10 personajes de series de TV -, me retiré por una serie de motivos que ahora describiré, y vuelvo para maravillar.

michael-jordan-space-jam-ftr-082815jpg_sjy1of8d4v6a1hfvfhbtaor9b

Michael Jordan antes de su debut con los Washington Wizards

Flashback: Como MJ, estaba hastiado de ser el mejor, así que decidí retirarme voluntariamente del blog para dedicarme a mi verdadera pasión.  A Amelie le gusta hundir la mano en un saco de legumbres y partir el caramelo de la crema catalana con la cucharilla, a mi me gustaba apostar al Blackjack. Yo era un afamado blogger de la Universidad de Valencia que lo tenía todo. El dinero entraba a espuertas, y yo era un joven adicto al juego y aficionado  a un casino en particular, bastante peligroso, dirigido por Martin Scorsese y protagonizado por Robert De Niro. Cansado de perder grandes sumas de dinero, acudí a un cursillo CCC impartido por Rain Man para que me enseñara el bello arte de contar cartas. Os sorprendería, ese retrasado tiene ‘Una mente Maravillosa’. Como buen ‘Aprendiz de brujo’, aprendí rápido de mi sensei, daba cera y me pulía el dinero, ganaba más pasta que Kevin Spacey en ’21, blackjack’ y Zach Galifianakis en ‘Resacón en Las Vegas’, juntos. Esto cabreó a los poderosos dueños del casino y un día, mientras hablaba por teléfono en la cabina del ‘Doctor Who’, me secuestraron y me encerraron en la habitación de ‘Oldboy’.  Los hijos de puta que me habían encerrado, en vez de llamar a Liam Neeson para exigirle un rescate, llamaron a mi padre, y claro está, no es lo mismo. Los días pasaban, necesitaba salir de allí y nadie andaba en mi busca. Tras varias jornadas de examinar mi celda, me percaté de que no era una habitación corriente, parecía el interior de un bunker. Mis sospechas se confirmaron días más tarde, cuando un calvo llamado John Locke abrió la escotilla superior del bunker que me apresaba. Él me dijo que tuviera cuidado, no parecía saber mucho de la isla, pero afirmó que estaba plagada de peligros, cosas extrañas y animales salvajes – había sufrido el ataque de un oso días antes-. Comencé a explorar la isla por mi cuenta, al llegar a la playa descubrí ante mí una visión dantesca – de Leonardo Dantés por supuesto- que me horrorizó. Tom Hanks, estaba practicando el sexo con un balón de volleyball, delante de un Kraken varado y muerto en la orilla de la playa– como la saga de ‘Piratas del Caribe’ en nuestros corazones-. Dejé atrás la playa del amor y seguí explorando la isla. En el corazón del bosque tope con el Oso Yogui, que tras desoír los consejos de Bubu – el oso, no el de Dragón Ball-, se lanzó a desgarrarme la garganta. Por suerte Leonardo –DiCaprio, no Dantés – andaba por allí y pudo abatirlo a golpes con su recién estrenado Oscar –Oscar es un galardón, no un mejicano comprado en una subasta-. Hui despavorido de aquel lugar, y me di de bruces contra un árbol como ‘George de la Jungla’. Cuando desperté, dos tipos con pinta de polis de ‘True Detective’ me observaban desde la seguridad de sus trajes baratos, y cuando pude articular palabra iniciamos una interesante conversa.

isla-blog

Mis colegas Raúl y Javi mirándome desde arriba

Uno se llamaba Raúl Arévalo y el otro Javier nosequé, y gracias a ellos hoy estoy aqui escribiendo estas líneas. Me explicaron que la isla donde me encontraba, era conocida como ‘La isla mínima’, y que en realidad de isla no tenía nada. Tras revelarme la verdad acerca de mi paradero, me preguntaron si había visto a un tal ‘El niño’, yo les dije lo más parecido a un niño que había visto en esa isla era un hobbit adicto a la heroína llamado Merry, o Pippin, no estoy seguro – Según Raúl y Javi, me encontraba en mitad de las marismas del Guadalquivir, estaba cerca de casa después de todo. Tras prostituirme durante un par de semanas por las calles de Cádiz bajo el nombre de ‘Julia’, logré ahorrar algo de dinero.  Compré un pasaje para el tren de las 3 10 dirección Madrid. Allí me alojé durante el ‘Independence Day’  – 4 de julio- en la pensión Loli – sí, ‘Aquí no hay quien viva’-. Al día siguiente, o más bien ‘el dia de mañana’ – ¿Esta ha quedado muy forzada verdad?-,  compartí un bla bla car con un tipo llamado Chihiro y por fin llegué a Valencia. Yo que siempre había sido muy cuerdo, había enloquecido. Y preso de la locura he vuelto a casa. Un placer estar de vuelta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s