Las voces en mi cabeza

micro

Decía Richard Strauss (el compositor alemán, nada que ver con la famosa marca de vaqueros) que la voz humana es el más bello instrumento que existe, pero también el más difícil de dominar. Al fin y al cabo, a través de la voz se transmiten los mensajes o los estados de ánimo. Y también se pueden inducir sentimientos en el receptor. Una voz calmada puede transmitir tranquilidad. Una voz agitada puede transmitir alteración. Una voz firme y dominante puede transmitir autoridad. La voz es casi tan importante en la comunicación como el mensaje en sí. Sino que se lo digan a Hitler, que pasaba horas ensayando sus discursos.

Es por esto que los locutores de radio se caracterizan por tener una voz muy singular. Imponente, agradable, creíble y que inspire confianza. En el caso de los locutores de anuncios, se busca a alguien que sepa enganchar al público. Alguien con una voz atractiva que llame la atención del posible consumidor y le convenza de que lo que anuncia es algo que vale la pena tener. ¿Y en el caso del cine? Aquí es cuando aparecen los actores de doblaje. Sí, actores, no locutores. Y digo actores porque a través de la voz tienen que complementar la actuación del actor de turno en la pantalla.  Tienen la ardua tarea de transmitir, en nuestro idioma, las sensaciones que las estrellas de Hollywood quieren emitir con sus actuaciones. Únicamente con la ayuda de la voz.

Aun así, esta profesión es desprestigiada por el resto del mundo del cine y está notablemente infravalorada por parte del público. Desde The Reservoir Bloggers somos conscientes de este fenómeno, por ello queremos hacer un par de entradas para arrojar un poco de luz sobre el desconocido mundo del doblaje.

¿Si os hablo del capitán Jack Sparrow, de Tony Montana o de Gandalf, verdad que sabéis quiénes son? ¿Y si os hablo de Johnny Deep, Al Pacino o Ian Mckellen? Supongo que en este caso, la respuesta también es afirmativa. Pero,  ¿qué ocurre si os pregunto quienes son Ricardo Solans, Pepe Mediavilla o Luis Posada? ¿Sabríais decir cuál de estos actores de doblaje pone voz a cada uno de los personajes anteriores?

jmediavilla8.jpg

Pepe Mediavilla, actor de doblaje habitual de Nelson Mandela Morgan Freeman. Foto: Atril Studio

El director Alfonso S. Suarez publicó en 2008 un documental llamado Voces en imágenes que pretendía acercar los entresijos del doblaje español al gran público. En este documental salen, entre otros, Juan Miguel Cuesta (Epi, Michael Caine, Donald Sutherland), Jordi Brau (Robin Williams, Tom Cruise, Tom Hanks),  Mercedes Montalá (Julia Roberts, Sharon Stone, Michelle Pfeiffer) o Nuria Mediavilla (Angelina Jolie, Uma Thurman, Cameron Diaz), además de los ya mencionados Luis Posada, Ricardo Salvans o Pepe Mediavilla.

La excelente obra de Suarez desmiente algunos de los mitos que rodean el doblaje en castellano y permite a los actores defenderse de algunas de las críticas que se lanzan contra ellos. Para Suárez, “En una película lo importante no son los actores, son los personajes y ellos son la voz de esos personajes. Sus voces nos han acompañado a lo largo de miles de películas; y este es mi homenaje, mi forma de agradecerles esa gran labor”.

Quizá uno de los problemas más graves que tenga el doblaje es su presunta procedencia. Pese a que los primeros doblajes en castellano datan de 1929 –no mucho después del nacimiento del cine sonoro-, e intentaban divulgar el cine como medio lúdico para todo el público, el boom se vivió con la dictadura franquista. Y en este periodo el doblaje adquirió otro tono: el de la manipulación y la propaganda.

En 1941 se aprobó la Ley de Defensa del Idioma, copiando una ley impulsada en Italia por Mussolini. Esto permitió al gobierno franquista, con la excusa de defender el castellano como idea y símbolo de identidad nacionalista, censurar o cambiar el contenido a su voluntad.

“Mucha gente no sabe que el doblaje comenzó a hacerse en los años treinta durante la República, mucho antes de que Franco tomara el poder”. “El doblaje fue muy beneficioso durante muchos años para la industria del cine español ya que por un lado favorecía el intercambio de actores para las coproducciones y por otro permitía que en las propias películas españolas se usaran rostros conocidos de la época que, aun no sabiendo actuar demasiado bien, gracias a estar doblados mejoraban considerablemente”, asegura en el documental Héctor Cantolla, actor de doblaje de Marlon Brando, Paul Newman o Clint Eastwood entre otros.

En este afán por homenajear a los actores de doblaje, el joven Borja Lopez, un estudiante Comunicación Audiovisual realizó un documental similar al que hizo Suarez, cuyo título fue Voces de película. En esta ocasión se posaron delante de las cámaras otros actores de doblaje que gozan de un gran prestigio en la actualidad como Claudio Serrano (Christian Bale, Ben Affleck, Otto de Los Simpsons), Ivan Labanda  (actor del Crackovia de TV3, Chris Hermsworth, Andrew Gardfield) o Sergio Zamora (Matthew McConaughey, Collin Farrell, Bradley Cooper).

El documental está lleno de frases que dan mucho juego y ayudan a contextualizar el trabajo de los actores de doblaje. Por ejemplo, para Labanda “hay doblajes que son mejores que la versión original”. Serrano asegura que “el doblaje permite que un producto audiovisual llegue al mayor numero de personas posibles”. Y Zamora dice que es “partidario de que se eduque a la gente con la versión original, pero el doblaje es una especie de servicio público para que todo el mundo pueda entender la película.”

En cambio, la mayoría de actores de doblaje coinciden en que es un trabajo sacrificado (en ocasiones, requiere más de 12 horas diarias) y poco reconocido. Aunque asociemos siempre la voz de un actor a un personaje, sus rostros no son conocidos, y sus nombres nunca están presentes en ninguna entrega de premios. Tienen que quedarse con el consuelo de que sus voces estén asociadas en nuestra mente a la voz de un personaje.

Por si fuera poco el escaso reconocimiento que reciben este tipo de actores en contraposición con los actores de imagen, la crítica también hace caso omiso del doblaje. Incluso, según los propios actores de doblaje “los críticos progre, las revistas y los medios especializados quieren acabar con el doblaje. Solamente aceptan las películas en versión original”.

Desde dentro del cine español, cuya intención es erradicar el doblaje, también les lanzan más de un dardo  a este tipo de actores. En primer lugar, se les acusa de ser cómplices de la crisis que sufre el cine patrio. Aseguran, que sin doblajes, se consumiría menos cine americano, y por tanto, más cine propio. En segundo lugar, aseguran que con el doblaje se desvirtúa la creación original, porque las voces de los actores también forman parte de la banda sonora.

Nada más lejos de la realidad, algunos doblajes no hacen más que mejorar las películas en versión original. Vale que hay algunos ejemplos de doblajes que han ensuciado la película en su idioma natural, pero la mayoría de películas dobladas en un gran estudio son, al menos, tan buenas como las originales. De hecho, algunas de las escenas más simbólicas del cine moderno, como los discursos de Aragorn o Máximo Décimo Meridio ganan en castellano. Quizá sea por la solemnidad  y parafernalia de la cual goza nuestra lengua. Otros doblajes, como el de Dani Garcia (Brad Pitt, Ewan McGregor) a Heath Ledger en El Caballero Oscuro, doblando incluso la risa del antagonista principal, rozan la perfección. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, pues como ya ocurría con la imagen, también hay muchos gazapos que se cuelan en el doblaje.

Si hay una categoría que se salva de la quema es la de la animación. Quizá sea porque en sus versiones originales, las peliculas de animación americanas también están dobladas. Y, afortunadamente para nosotros, España goza de gran reconocimiento en este aspecto. Sin ir más lejos, el doblaje de Los Simpsons fue catalogado por los propios actores de doblaje originales como el mejor del mundo.

RAMON-LANGA-6_redimensionar.jpg

“Yipi Kai Yei, hijos de puta”. Foto: La Verdad

Si en algo coinciden todos los actores de doblaje es en que es indispensable ser actor de imagen también. El arte de doblar no consiste tanto en la voz que tienes, sino en como haces uso de ella y como la aprovechas para la interpretación. Hay algunos casos de actores de doblaje que también han ganado fama en la pequeña o gran pantalla, como son Jose Luis Gil (Juan Cuesta en carne y hueso o Buzz Lightyear en animación) o Ramón Langa (Voz de Bruce Willis y actor ocasional en series españolas como Cuentame como pasó, Sin Tetas no hay paraíso o El Ministerio del Tiempo).

Aquí os dejo un excelente corto con la actuación de ocho actores de doblaje. Si cerráis los ojos os imaginaréis a Samuel L. Jackson, Leonardo DiCaprio o Robert Downey Jr. entre otros debatir sobre cuál de todos merece más la posibilidad de suicidarse. Pero si lo hacéis os perderéis también unas magníficas actuaciones.

En fin, este es el mundo del doblaje. Un mundo lleno de actores  desconocidos que se han encargado de entretenernos durante años sin que nosotros lo supiésemos. ¿Quién de nosotros no ha pronunciado el famoso “Yo soy tu padre” con la voz de Constatino Romero?  ¿o la tan característica frase pronunciada por el hombre murciélago con el afónico tono de Claudio Serrano? Siempre podrán aferrarse al hecho de que, aunque no se conozcan sus caras, al menos sus voces son tremendamente conocidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s