En defensa del anime

anime portada

Ya iba siendo hora de introducir en The Reservoir Bloggers un nuevo género que aún ninguno había tocado. Un tipo de, podríamos decir series, que últimamente me tiene completamente enganchado y fascinado y que me ha hecho disfrutar de mis mejores momentos seriéfilos (ni siquiera Juego de Tronos puede equipararse a él). Este género no es otro que el anime

Ha llegado el momento de salir de frikiarmario para salir en defensa de un género que no acaba de ser aceptado todavía por el gran público. Y es que, en el caso del anime, reina la hipocresía y el doble rasero a la hora de valorar este tipo de series. Por un lado está el caso de Dragon Ball, que al ser un hito de los años 80 y 90 está completamente aceptada por la sociedad y puedes declarar abiertamente ser fan de esta serie sin miedo a que te tachen de friki. Por lo visto, se ha convertido en una de estas series retro que todo el mundo debe de haber visto si “has tenido infancia”.

Por otro lado tenemos, prácticamente, todo lo demás. Fantásticas series que no han disfrutado de este movimiento pro-retro y por lo tanto buscan refugio en los brazos de los que no les importa verlas aunque otros las tachen de infantiles. Lo mejor del asunto son los argumentos utilizados por estos quienes creen que ya se nos ha pasado el arroz par ver este tipo de series del estilo de: “¿Qué haces viendo una serie de dibujos?” o “¿Por qué estás viendo una serie para niños?”. Es curioso que eso mismo venga de gente que luego en Facebook publicará lo que molaba Dragon Ball, que se traga todos los capítulos diarios de Los Simpsons o que luego se verá películas de Pixar como Toy Story que, igualmente, podrían ser catalogadas para niños.

Con esto no quiero criticar ni a Dragon Ball, Los Simpsons, ni a Pixar, ni mucho menos. Lo que sí considero criticable es que en el caso de estas no se ponga ninguna objeción ni se tilde de infantil a la gente que quiere disfrutar de ellas y sin embargo, con animes como Naruto o One Piece ya te miren raro. El motivo para mí es bien simple: al no estar abiertamente aceptadas socialmente, la gente tiende a montarse sus paranoias, sin caer en la cuenta de la hipocresía de este hecho. Otros géneros como el de superhéroes han logrado salir de este pozo de ostracismo social gracias a la cantidad de blockbusters que se están lanzando de este estilo y a que series tan populares como The Big Bang Theory han ayudado al público a familiarizarse con estos gustos.

cosplay friki

Cómo se imagina la gente a todos los fans de anime (tampoco tengo nada en contra de esta buena gente) – Fuente: razienjapon.com

Parece que esté muy enfadado con que el gran público no reconozca la grandeza de este género, pero realmente me da igual. Lo que sí me molesta mucho son las críticas sin fundamento y los prejuicios que se pueden formar en gente que ni siquiera ha intentado darle una oportunidad al anime. Y ahora ya, descargada esta tensión que necesitaba soltar, procedo a exponer algunos de  los puntos positivos (que no son pocos) del anime, género al que espero que consideréis dar una oportunidad si conseguís libraros de vuestros prejuicios.

Para empezar, destacaría la originalidad y creatividad de la mayoría de series de anime para crear mundos nuevos, con una coherencia estructural y argumental muy notable (teniendo en cuenta que hablamos de fantasía en muchos casos). Cómo se les puede sacar jugo a conceptos existentes en la realidad como la piratería, los ninja o la alquimia, para, a partir de ellos, construir toda una serie y un mundo a su medida.

Para conseguir esto, el anime se apoya en un aliado que facilita mucho este trabajo de creación y agiliza enormemente los plazos de tiempo de salida de cada episodio: la ilustración. Es bastante obvio, pero aun así no deja de ser importante recalcar que para que los creadores de anime (y de manga previamente) sean capaces de desatar toda su imaginación sin tener que autoimponerse barreras, el dibujo y las escenas ilustradas son primordiales, sobre todo a la hora de crear mundos completamente nuevos, como he mencionado antes. En estos casos, para producir una serie de ambientación ficticia con gente de carne y hueso y paisajes palpables, necesitas tirar de enormes presupuestos (Juego de Tronos) si no quieres que el resultado final parezca de serie B (The Flash). No sería el caso del anime, aunque esto les suponga la lacra de ser consideradas “series de dibujos”.

En cuanto a la creación de personajes, destacaría la tendencia a crear pasados trágicos para casi todos: protagonistas, secundarios, personas con dos frases en toda la serie, figurantes… Sí, es un poco topicazo que casi todos los animes recurran a esto, pero se les perdona porque siempre se hace en pos de crear situaciones interesantes más adelante y para mostrar la evolución de los personajes.

Y, posiblemente la razón más importante de todas es que es el género de series que más adicción me ha producido. En el caso de muchos animes, son como un libro en sus capítulos finales: No puedes dejarlo hasta conocer el final de la historia, no importa las horas de sueño que acarree ni las tareas que estás posponiendo para hacerlo, simplemente tienes que seguir. A pesar de esto, cuesta engancharse en un primer momento. Aclimatarse a la atmósfera de los animes no es fácil, puede parecer un poco infantil al principio por el humor típicamente japonés que emplean, aunque acabas por darte cuenta que es menos infantil que el de series famosas como La que se avecina (Ups) y, con el paso del tiempo y de los capítulos, casi sin darte cuenta, ya estás sumido en un mar de historias del que no quieres escapar.

P.D.: Esto sirve como prólogo para empezar con las críticas sobre series de anime, que a partir de ahora compaginaré con otros artículos. Con lo cual, los fans de anime y manga estad bien atentos a partir de ahora. Próxima entrada sobre este género: One Piece.

Anuncios

Un comentario en “En defensa del anime

  1. Pingback: Diez canciones que tal vez no conocías… (parte I) | The Reservoir Bloggers

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s