Los favoritos de Disney

498057

Hoy, viernes 15 de abril, se estrena un pedacito de nuestra infancia, un trozo de nuestra forma de ser que nos ha marcado con el paso de los años. Hoy se estrena “El libro de la selva” en una versión más realista de la que los participantes de este blog recordamos. Y para recordar aquellos años en los que Disney era uno de nuestros educadores y entretenedores a través de sus películas, queremos hacer una recopilación de aquel film que nos marcó especialmente a cada uno – a pesar de dejar muchos en el tintero -. Diney nos enseñó que la belleza está en el interior, que por muy mal se pusiesen las cosas siempre te podrías levantar, gritar ‘hakuna matata’ y volver a reclamar tu reino. También nos enseñó que la mentira nunca es una buena elección y que juzgar a una persona por su aspecto nunca lleva a buen puerto. Por todo ello, aquí os dejamos una recopilación de lo que un día un ratón de orejas redondas empezó.

“Atlantis: El imperio perdido”. La infravaloración del conocimiento, por Jorge Gil

41 - Atlantis, el Imperio Perdido (2)

Quizá una de las más infravaloradas obras de Disney, pero que consiguió engancharme de pequeño semana sí, semana también. La aventura que emprende el joven explorador Milo en busca de la ciudad sumergida más buscada de todos los tiempos es, simplemente, perfecta. Con características que descansan sobre la obra “20.000 leguas de viaje submarino”, Gary Trousdale y Kirk Wise crean una atmósfera que atrapa a su público – la familia al completo, no solo niños – gracias a los diseños y animación de la mano de Mike Mignola, que realiza una fusión de colores cálidos (naranja) y colores fríos (azul) sublime. Además, los personajes, el submarino, el escenario de la Atlántida, los vehículos futuristas/mágicos y el monstruoso Leviatán hacen de esta película un magnífico disfrute de la vieja escuela de Julio Verne – al que no le faltan homenajes como la fachada con estética de Notre Dame o el ‘narval’ que utiliza la tripulación para volver a casa –.

Pero, ¿por qué es mi favorita? Pues porque, dentro de lo que cabe, se aleja de las películas clásicas a las que nos tenía acostumbrados Disney; creando un grupo de personajes desde cero sin un prototipo por debajo, suprimiendo las canciones que rompían el hilo de la historia en algún momento y sustituyéndolas por una BSO cuadrada al milímetro hecha por James Newton Howard, jugando con la interpretación de escritos reales – como el toque precolombino de la ciudad de Atlantis que apuntan algunos estudios – y la no creación de un héroe al uso basado en la valentía y el poder físico, sino en la capacidad cultural y de conocimiento de Milo. Debido a las obvias similitudes con ésta, se podría decir que es la hermana mayor infravalorada de Avatar.

En conclusión, una película de animación con toques más adultos, de estética impecable y que solo muestra su lado Disney al final del metraje.

“El emperador y sus locuras”. Cómo marcar a una infancia de buenrollismo, por Pablo Pla

emperadorloco

Fuente: Los dibujos de una vida.

¿Qué debieron fumarse los realizadores de Disney para hacer una película como esta? En cualquier caso, fue una gran suerte pasar del ciclo de las películas empalagosas a una historia de colegas dirigida por Mark Dindal y estrenada en el año 2000 que tiene todos los elementos para pasar un buen rato de carcajadas y sonrisas. Y, además de divertir con un humor tan absurdo que ni se ve en Alicia en el País de las Maravillas, instruye.

La película es una adaptación (totalmente libre) de “El traje del emperador”, ambientada en el territorio inca precolombino y con un presumido y egoísta emperador Kuzco como protagonista. Cuando su consejera Izma, ayudada por su asistente corto de luces, Kronk, conspiran contra él y lo convierten en llama (sí, ese animal que escupe a todas horas),  se ve obligado a colaborar con el bondadoso Pacha, un campesino al que quería derribarle la casa, para recuperar su forma humana.

Gags desconcertantes, guiños constantes al surrealismo y un lenguaje juvenil y descarado rodean esta película, que tras su éxito profundizó sus argumentos con una secuela, ya con Kronk como protagonista, y la popular serie de Disney Channel Kuzco, un emperador en el cole.

No obstante, siempre le tendré especial afecto por el mundo estrafalariamente diverso que es capaz de construir, la capacidad de desarrollar el metacine (superar los principios convencionales cinematográficos) y por el acierto y caracterización de los protagonistas. Tal vez no sea la mejor película de animación de Disney, pero goza de un signo distintivo que la hace casi única dentro de esa gran compañía. Probablemente, la que mejor explora el significado de la amistad (y no solo para niños).

“La virtud de la diferencia”, por Éric Úbeda

dumbo-burton--644x362

Las películas de Disney han servido, más incluso que los cuentos de los hermanos Grimm o las peripecias de Teo, para educar a varias generaciones de niños.

De Walt Disney, sin duda, lo mejor que dejaban sus producciones eran las moralejas o enseñanzas que se asomaban entre los trazos de pincel, las acuarela y las animaciones entrañables. La Bella y la Bestia, por ejemplo, nos enseñó que lo importante está en el interior y Pinocho nos mostró que con mentiras no se va a ninguna parte. Todas ellas, muy valiosas, ayudaron a convertir a renacuajos en los hombres hechos y derechos que son hoy en día (evidentemente hablo de mi). Pero, si hubo una que destacó por encima de las demás, esa fue Dumbo.

Esta entrañable película nos cuenta la historia de un elefante que nace con las orejas más grandes de lo normal, motivo por el cual los demás elefantes se burlan de él. Su madre, que sufre al ver el bullying que recibe su hijo, decide entrometerse, y es encarcelada por ello.

A partir de aquí, Dumbo y su amigo Timoteo, un ratón vestido de músico, tendrán que hacer frente a las adversidades de la vida y demostrar la valía de Dumbo. Contado así parece una película cruda y trágica, ¿verdad?

A partir de este momento, es cuando Disney empieza a lanzarte moralejas a discreción. Que si una oda a la maternidad, que si una crítica a la maldad, que si una reivindicación a la amistad… Hasta que concluye este bombardeo con una de las mejores moralejas que se le pueden lanzar a un niño: “No temas ser diferente, pues cada uno es especial a su manera”. Y le enseña que de la diferencia se puede hacer una virtud.

Además, les enseña que una borrachera tonta de vez en cuanto puede hacerte ver las cosas de otro color en algunas ocasiones (un momento, ¿esto es una película para niños?).

Otro argumento a favor de Dumbo, más allá de que sea la película favorita de John Lasseter –alma mater de Pixar- y la obra que inspiró para crear Wall-E, es su corta duración. Dumbo, que fue la solución de Disney para paliar la crisis en la cual se había sumido la productora después de los fracasos que fueron Fantasía y Pinocho, solo dura 64 minutos. Y ya sabéis lo que dicen, lo bueno, si breve, dos veces bueno.

PD: A ver con qué adaptación de la película nos sorprende Tim Burton, desde luego, el momento “drogas” le va como anillo al dedo.

La segunda estrella a la derecha y todo recto hasta el amanecer, por Maria Barber

peter-pan (1)

Peter Pan tiene todo, exactamente todo, lo que una película de acción puede desear: piratas, sirenas, hadas, indios, explosiones, secuestros, un cocodrilo hambriento y unos niños con muchas ganas de aventuras. Esto y mucho más es lo que hace de Peter Pan una de mis películas favoritas dentro de la industria Disney, aunque siempre hay peros.

El personaje de Wendy me llama mucho la atención, es muy importante en la trama y uno de los más dramáticos porque el viaje a Nunca Jamás es su último juego antes de entrar en la temida «vida adulta», y es que es normal que no quiera dejar de ser una niña feliz y sin ningún tipo de preocupaciones. El rol de madre responsable que interpreta durante toda la película no es el único que me llama la atención: la factoría Disney muestra a Campanilla como una envidiosa y una celosa que no duda ni por un momento en intentar matar a Wendy cuando tiene la mínima oportunidad. Hay que reconocer que Disney ha sabido suavizar muy bien la imagen de esta hada hasta convertirla en buena, sensible y cariñosa. Y para que hablar de las sirenas, que tampoco dudan en intentar ahogar a la pobre Wendy. En definitiva, todo personaje femenino en esta película es o una estirada, o mala o muda como Tigrilla.

Al final lo bueno es lo que queda y esta película es un mundo de magia increíble, todo puede pasar y si te lo propones pasará. Es un juego de niños y se nota a cada momento porque el miedo no está en su vocabulario, solo quieren disfrutar, ser felices y pasarlo en grande. Sobre todo lo más importante es que consigue una cosa tan importante como que los adultos crean en la magia y dejen un rato sus preocupadas vidas de lado. Peter Pan es un canto a la infancia y al niño que todo el mundo lleva dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s