Juego de tronos: los mejores momentos de la 5ª temporada

Antes que nada, es necesario dejar bien claro que este artículo no contiene ningún spoiler sobre el primer capítulo de la sexta temporada de Juego de Tronos, que acaba de salir esta misma madrugada y se emitirá de nuevo hoy a las 22.00h. en Canal +.

Más bien, nuestro propósito es el de refrescar la memoria a todos aquellos que, tras un año de espera, os cueste readaptaros al mundo de Juego de Tronos. Para ello, repasamos los que, a nuestro juicio, fueron los mejores momentos de la temporada anterior:

Cara a cara entre la humanidad y los ‘otros’, por Tono Gil

face to face

Cara a cara entre Jon Snow y un caminante blanco – Fuente: Youtube

La quinta temporada de Juego de Tronos dejó unos cuantos buenos momentos para el recuerdo de los fans. Sin embargo, hay uno que sobresale entre ellos especialmente. De hecho, no se trata tanto de un momento concreto como de un episodio entero, que desde su emisión se colocó en todos los tops de mejores capítulos de la serie y fue además el más costoso hasta la fecha: ‘Casa Austera’ (5×08) . Este fue el capítulo en el que se produjo el primer enfrentamiento directo y con todas las de la ley entre caminantes blancos (y su ejército de zombis) y la raza humana. El resultado no pudo haber sido más desesperanzador para el futuro de Poniente, aunque al menos Jon Snow consiguió salvarse… Bueno, dejémoslo en que el resultado fue desastroso.

Pues bien, hay una escena en concreto que estoy seguro de que a todos se os quedó grabada a fuego y hielo en vuestra retina: Los supervivientes de la masacre se alejan de Casa Austera en barca mientras que el rey de los caminantes blancos fija su desafiante mirada en Jon Snow. Acto seguido, alzando levemente los brazos, hace que los nuevos zombis se levanten. La imagen y la tensión que se reflejan en la escena son tan aterradoras que harían cagarse en los pantalones hasta al más machote. Una carta de presentación perfecta por parte de los caminantes blancos y que alertan a la humanidad de que el invierno, definitivamente, ha llegado.

La rueda y el poder, por Mar Navarro

El primer momento que me viene a la cabeza al pensar en quedarme solo con una escena de la quinta temporada no es ninguna inesperada ni deslumbrante muerte, tampoco ninguna escena de acción que te deja sin respiración ni ninguna revelación de esas que brotan justo al final del capítulo.

Igual como destaco por encima de toda esta súper fantasía medieval el guion, si tengo que elegir el momentazo de la última temporada me quedo con la conversación que mantienen Daenerys Targaryen y Tyrion Lannister en Bahía de los Esclavos [también dentro del Capítulo 8, ‘Casa Austera’]. Se me ponen los pelos de punta cada vez que veo esta escena, da igual cuántas veces lo haya hecho ya, es inevitable. Que dos de mis personajes favoritos –oh, qué original- se encuentren por fin tras cinco temporadas a cuestas simplemente me emociona tanto como a un sacerdote una niña Biblia.

512

“Vais a asesorarme… mientras podáis formular frases completas”

El ansiado consentimiento de Daenerys a la única salida de un Tyron borracho –qué coño, ¿desde cuándo eso es nuevo?- solo y perdido (ser su asesor político) es una muestra más de las dificultades a las que se está enfrentando la Madre de Dragones en su lucha por dar a luz un mundo más justo; se ve que esto de cambiar el devenir humano no es tarea fácil.

Siempre me han fascinado las tramas ubicadas fuera de los límites de Poniente porque escapan de la política impuesta, concretamente aquello que ocurre más allá de El Muro -como bien ha comentado Tono, la escena de los caminantes blancos con todo el giro argumental que esta conlleva es brutal- y más allá del Mar Angosto. En ambos casos pienso que se está librando la batalla más decisiva: en el combate Guardia de la Noche-Salvajes-Caminantes Blancos se lucha por sobrevivir puesto que se acerca el invierno; en las cálidas tierras del continente oriental Essos se lucha por la libertad y la justicia. Nada tiene que ver con el juego de poder y ambición que mueve a unas y otras dinastías a ocupar el Trono de Hierro. Y es que como dice la mhysa “Lannister, Baratheon, Stark, Tyrell: son solo rayos de una rueda. Ahora está uno arriba y luego el otro, y sigue, y sigue girando aplastando a cuántos pillan a su paso.”

Shireen a la hoguera, por Maria Barber

shireen-kerry-ingram-e-queimada-na-fogueira-a-mando-de-seu-pai-stannus-baratheon-1434147136333_956x500

Fuente: imguol.com

Para mí el momento más top de la quinta temporada es en el episodio “Danza de Dragones” cuando el sacre, por no llamarle de otra forma, de Satannis Baratheon echa al fuego a su hija. Hay que decir que era la única heredera al trono, lo que no demuestra mucha lucidez por su parte.

El objetivo de chamuscar viva a la princesa es entregarla al Señor de la Luz para conseguir más poder y así poder ganar la dichosa guerra que nos está acechando desde la primera temporada. Baratheon toma está decisión después de que Melissandre le coma la cabeza y le asegure que es necesario para conseguir el ansiado poder. El momento es bastante dramático porque la niña se pasa toda la escena gritando y pidiendo ayuda mientras sus padres miran como se quema.

Un dato que no hay que olvidar es que Stannis ya ordenó matar a su hermano unas temporadas atrás. Lo más gracioso de todo es que al final del capítulo se deja entrever que Baratheon muere, lo que deja claro que no ha servido de nada haber “sacrificado” a su hija. La Bruja Roja no ha acertado esta vez.

Los fans se volvieron locos con esta muerte tan impactante porque Shireen era de los pocos personajes que mantenía la inocencia y la alegría dentro del gris mundo de Juego de Tronos.

‘La confesión de Tyrion’ por Sergi Descalzo

Peter Dinklage

(AP Photo/Denis Poroy)

Este momento no es, ni de lejos, de los más recordados por los fans, pero para  mi representa a la perfección la esencia de Tyrion.  Ni si quiera es de la quinta temporada, pero no podía dejar pasar esta oportunidad de escribir sobre mi momento favorito de la serie.

Encadenado y a punto de ser condenado por un jurado nada imparcial para posteriormente ser arrojado por la puerta de la luna, no parece una situación propicia para bromear, excepto para Tyrion.

Un enano grandilocuente que empequeñece a la mismísima corte del Nido de Águilas, se convierte en un gigante ante la atónita mirada de Catelyn Stark. Tanto Lysa como Catelyn pretenden condenarlo a muerte, pero para ello necesitan que Tyrion confiese sus crímenes y pecados. Y vaya si lo hace.  Es difícil  haber cometido más pecados que Tyrion, en primer lugar porque está más salido que el protagonista de ‘Californication’ – hasta el punto de masturbarse frente al caldero de la comida de su hermana y dejar el grumo dentro- ; en segundo lugar porque una mente tan brillante puede ser excepcional haciendo el bien y, por supuesto, el mal ; en tercer lugar porque goza de la impunidad de ser un Lannister, para que os hagais una idea , viene a ser lo mismo que un Borbón en España, o sea el puto amo.

Ante la difícil situación que se le presenta, Tyrion hace lo que mejor sabe, ser más listo e ingenionoso que el resto, lo que le lleva a convertir a una furiosa corte con ganas de sangre en el público del Club de la Comedia. Simplemente Tyrion Lannister

https://youtu.be/9e92EaZmHRM

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s