‘Trumbo’, si todas las escenas fueran geniales la película sería monótona

Watch-Trumbo-2015-Online-Full-Movie-Free (2)

‘Trumbo’ es un biopic que nos muestra cómo fue la vida de un consagrado guionista de Hollywood – junto a sus compañeros – durante la caza de brujas efectuada por la Comisión de Actividades Antiestadounidenses durante los años 70. La película cuenta la lucha física, mental, creativa e identitaria de estos diez guionistas incluidos en la llamada “lista negra de Hollywood” a través del dos-veces ganador de un Óscar, Dalton Trumbo.

El personaje de Dalton Trumbo – tanto dentro, como fuera de la pantalla – era una persona con las ideas muy claras y con un carácter muy marcado en el que su seguridad en sí mismo era carismática. En ese aspecto me podría identificar con él – me la suda la opinión de la gente sobre temas en los que ya tengo mi idea fija – pero en este caso, quiero enfocar la crítica desde los dos puntos de vista que se han adoptado en las redes sociales y medios de comunicación. Por una parte, los fanáticos del cine antiguo/clásico son los fieles defensores de la película, ya no solo por los constantes guiños a obras y actores de la época sino por el gran trabajo de Jay Roach y John McNamara a la hora de contextualizar toda la obra. Estos defensores pueden dejarte joyitas en Filmaffinity como esta:

Si John Wayne te suena de oírlo nombrar a tu abuelo, si para ti una película del 2006 es “cine antiguo”, si la caza de brujas te recuerda a la Edad Media, si piensas que Hedda Hopper es una marca de frigoríficos, si para ti Espartaco es un torero, si piensas que Edward G. Robinson juega en el Manchester United, si opinas que el mejor de los Douglas es Michael, si crees que la “lista negra” es Halle Berry o si vas al McDonald’s antes de entrar al cine y aun así te compras un cartón de palomitas XXL, además de tener una alimentación poco saludable, “Trumbo” no es tu película. En serio, no la veas, no vas a entender nada, vas a perder tu tiempo y tu dinero. Y estropeas su nota media.

Fuente: hate

Por otra parte, están los que “van al McDonald’s antes de entrar al cine” que posiblemente no actúen como detractores, pero que igual se les hace una película buena pero más simplista. Una película en la que las actuaciones son buenas, a nivel técnico destaca en algunos aspectos pero la trama te deja un poco amargo.

Dicho esto, mi punto de vista se situaría entre estas dos visiones; me ha parecido una grandísima película a nivel actoral, técnico y como historia, pero sí que es cierto que no era conocedor de gran parte de la subtrama que se desarrolla, así como de los personajes que participan en ella. Conocía a Dalton Trumbo como guionista y su descarado rojismo lo que injustamente le llevó a pasar por una situación impropia de un país desarrollado y democrático; pero desconocía las virguerías y triquiñuelas que tuvieron que hacer él y sus compañeros, su trato con las grandes productoras y su situación más íntima. De hecho, ahora que me doy cuenta, podría considerar que la película es mucho mejor de lo que pensaba en un primer momento, ya que me ha abierto y mostrado un mundo histórico cinematográficamente hablando del que ahora voy a poder disfrutar. Modificando el dicho, “lo bueno, si didáctico, dos veces bueno”.

1455990372_9

Pero, además de esa gran capacidad contextualizadora que le atribuyen los expertos ¿qué es lo que destaca de este biopic? Pues, para mí, lo primero que habría que destacar de la obra es la impresionante actuación que hace Brian Cranston en el papel del propio guionista. Os puedo asegurar que no peco de fanboy, puesto que no he visto ni un solo capítulo de Breaking Bad, y espero no pecar de modernito al decir lo siguiente: Si podéis ver la película en versión original, hacedlo. Hacedlo y disfrutar de voz rota de Cranston con sus marcados agudos que consiguen embaucarte hacia la pantalla. En una palabra, IMPRESIONANTE. Tampoco hay que dejar de lado, sobre todo dos actuaciones, el papel de Helen Mirren como Hedda Hopper y de John Goodman como Frank King. Sobre todo, lo que más me ha gustado de las actuaciones, es el toque humorístico que Jay Roach les ha impregnado y en el que sale a luz claramente su tradición de obras como la saga de Austin Powers. A nivel técnico, yo destacaría un recurso muy bien utilizado que utiliza el director que consigue acercar la verosimilitud de la historia pasando de planos en blanco y negro, a planos en color (como en el primer juicio). También me ha parecido realmente buena la banda sonora de Theodore Shapiro; en especial este tema.

MV5BYjQ0MDkwMTAtOTYxNC00ZDhhLWFlNGYtZWM2YzIzNjA0YjI3XkEyXkFqcGdeQXVyNjUwNzk3NDc@._V1__SX1217_SY536_

Para ir acabando, me gustaría realizar también una comparación con otra película que, situada en el mismo contexto histórico, sustituye contexto temático del cine al periodismo, Buenas Noches y Buena Suerte. El otro día hablo el Sr. Rubio sobre ella, y es que el papel que realiza David Stratharin como Ed Murrow comparado con el de Dalton Trumbo nos muestran la capacidad de David contra Goliat; de como una sola persona es capaz de derrocar a todo un sistema haciendo lo que mejor se le da; no importa cuántos vayan contra ti – aunque uno de ellos sea McCarthy –.

En conclusión, un biopic adaptado a la perfección que le da la dignidad y reconocimiento que se merecía uno de los grandes guionistas del siglo XX que hizo que disfrutemos de grandes películas sin fallos de guión, no como esto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s